Tipos de neumáticos de carretera para bici: ¿Cuál me conviene más?

Probablemente alguna vez te has preguntado si existe tanta diferencia entre neumáticos de carretera para bici. En este post te contamos las diferencias entre cubierta flexible, cubierta rígida, Tubeless, Tubeless ready, Tubular, Mousse o incluso cubiertas macizas. Así podrás decantarte por la que más te convenga.

Y es que en el mercado encontramos un abanico de opciones bastante amplio, cada uno de ellas con sus apreciaciones.

A su vez, al ir de la mano, os intentaremos aclarar dudas sobre los sistemas antipinchazo que tanto nos preocupan cuando montamos en bicicleta.

 

 

Neumáticos de carretera para bici

 En la actualidad, podemos distinguir entre 4 tipos de neumáticos de carretera para bici.

 

  1. Neumático macizo:

Tannus es una de las marcas más conocidas en neumático macizo.

Se trata de una muy buena opción si no dispones de mucho tiempo y no te puedes permitir el lujo de encontrarte la rueda pinchada justo cuando vas a salir a entrenar, o incluso en el propio entrenamiento.

 

 

Pero por mucho que te digan que es lo mismo que una cubierta con aire… no lo es.

Dispone de dos tipos de densidades según peso (+80kg y – 80kg), pero la adherencia nunca será la misma que la de una cubierta no maciza por su deformidad por el paso por curva.

A favor:

  • Estarás 100% seguro de antipinchazos, no tienes que llevar ni desmontadores ni bomba y aseguran neumático para unos 6000km

En contra:

  • Cuesta mucho ponerla y sobre todo quitarla, la adherencia no es comparable y no son baratas.

Recomendada para:  Uso urbano (repartidores….) , paseos, o cuando no te puedes permitir el lujo de pinchar.

 

 

  1. Cubiertas convencionales:

En el caso de las bicicletas de carretera, tal vez sea de lo más utilizado entre los cicloturistas. Bien por ser lo más común o por miedo a lo desconocido.

 

 

Encontraremos una variedad de precios amplísima, y la verdad que no es una mala opción.

Si somos de los que tienen muy mala suerte con los pinchazos, además de mejores y peores cubiertas, como en todo….existe también la opción de colocar bandas de protección entre la cámara interior y la pared interna de la cubierta.

 

 

Otra opción es la de llevar cámaras con liquido sellante dentro. No funciona con la eficacia del líquido tubeless y da más peso a la rueda, pero nos puede llegar a salvar de algún pinchazo.

 

 

A favor:

  • Fácil de montar y desmontar y buena adherencia si utilizamos una de buena calidad.

En contra:

  • De todos los sistemas, es el que te expone a mayor probabilidad de pinchazo.

Recomendada para: Iniciación como para deportistas avanzados.

 

 

  1. Tubeless:

La llegada del Tubeless al ciclismo de carretera era algo que deseábamos hace tiempo los que venimos de la Mountain Bike, puesto que a día de hoy no existe nada comparable en las ruedas de montaña.

 

 

Al igual que ocurre en montaña, si nuestra llanta no es específicamente de Tubeless, podemos convertirla con el kit Tubeless.

 

 

Conjuntamente con la cubierta específica de Tubeless, se recomienda utilizar el líquido sellante.

Es un líquido que crea una película por la cara interna de la cubierta, y al detectar un agujero salé por él y sella. Y es que, al contacto con el aire, solidifica.

 

 

 

 

No es seguro al 100%, pero te garantizamos que para cuando te encuentres la cubierta sin aire, te habrá salvado de unos cuantos pinchazos.

A favor:

  • No uso de cámara, por lo que aligeramos.
  • Conducción más cómoda.
  • Presiones más bajas.
  • Nos podemos olvidar prácticamente de los pinchazos.

En contra:

  • Estas cubiertas son un poco más duras a la hora de montar y desmontar.
  • Su precio es más elevado.
  • Cuando no tenemos experiencia, talonar la cubierta es algo costoso aunque pronto se la coge el truquillo.

Recomendada para: Todas/os los cicloturistas, ciclistas de alto nivel y profesionales.

 

 

  1. Tubular:

Esta opción solamente la dejaría para competiciones de profesionales. Y es que muchos de los profesionales que las utilizan en carrera, ni tan siquiera las utilizan en entrenamientos.

 

 

Cierto es que el Tubular permite un pilotaje más fino en el paso por curva a alta velocidad. Además, los Tubulares funcionan a presiones más altas, por lo que nos permitirá un mayor avance en rodadura.

Para hacernos una idea aproximada de presiones:

  • Cubierta convencional con cámara: 8 BAR
  • Tubeless:  6 BAR
  • Cubierta Tubular:  11 BAR

 

El Tubular, al ser una cubierta de sección cerrada, tiene que ir pegada sobre la llanta, y ya podemos adivinar que requiere de una llanta especial.

Antiguamente se pegaban con un pegamento especial que había que dejarlo secar 24 hrs antes de su uso. Hoy día se pegan con una cinta de doble cara especial, pero incluso con esta evolución, hay que  ser muy fino para que el tubular quede bien centrado.

 

 

 

 

Nos permite introducir un líquido sellante antipinchazos en su interior, pero si este no sella, no tendremos la opción de introducir la cámara de toda la vida.

Este es el motivo principal por el que se descarta su uso fuera de las competiciones profesionales.

Porque en la vida de los mortales, por mucho que levantes el brazo, no aparecerá un coche rotulado con una rueda de repuesto.

A favor:

  • Conducción más fina para aquellos muy elitistas

En contra:

  • Como te toque un día de pinchazos, te puedes quedar tirado a 100km de casa
  • Delicado de poner
  • Precio elevado

Recomendada para: Profesionales.

 

 

 

Si aun te ha quedado alguna duda en el tintero, déjanos un comentario e intentaremos resolver lo antes posible tu duda. Y si fuera necesario, en un nuevo artículo, entraremos a detalle en alguno de los temas que hemos tocado.

Y si te has quedado con ganas de salsear más…

Por Zunbeltz Bardeci González, Biker en categoría M30 XCO y colaborador de Forum Sport.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *