Consejos de conducción gravel Consejos de conducción gravel

Consejos de conducción Gravel: ¡Evita caídas!

Las polivalentes bicis de gravel entusiasman tanto a los mountain bikers -porque aportan velocidad y sensaciones más intensas y directas- como a los amantes del ciclismo de carretera -que pueden realizar itinerarios que combinen carretera y pista-. Sin embargo, no son fáciles de «domar» y en algunas ocasiones deciden recordárnoslo mostrándonos el suelo de cerca. Para que eso no ocurra vamos a compartir unos consejos de conducción gravel que te ayudarán.

Ya hayas llegado a una bici de gravel montado anteriormente a lomos de una bici de carretera o de una MTB, a todos nos permite pasar un buen rato, ponernos en forma y poder vivir nuevas experiencias. 

 

Consejos de conducción gravel

 

Las gravel son bicicletas más nobles y estables que las de carretera, algo más largas entre ejes y, en general, con una posición algo más erguida, si bien cuando las metemos en el campo se nos puede complicar el tema.

No hay que olvidarse de sus ruedas finas, de su distribución de pesos y generalmente de la ausencia de suspensiones… Así que si queremos evitar caídas hay que conocer consejos de conducción gravel que vamos a repasar en este post.

 

El peso adelantado… pero no tanto

Comenzamos con el primero de los consejos de conducción gravel: adelantar el peso en su justa medida.

Si estás acostumbrado a tu bici de montaña sabrás que, en ocasiones, en algunas curvas hay que mover el peso a la rueda delantera para que gane en adherencia y tengas más aplomo y seguridad. En la gravel también… pero menos.

De por sí la postura en la gravel tiende a hacer que lleves el tronco más plano y haya más proporción de tu peso adelantada, así que modera ese cambio de posición si no quieres salir por las orejas  con algún bache inesperado en mitad de la curva.

El peso en las curvas ha de ir adelantado para mayor seguridad, pero no caigas en el error de adelantarlo en exceso o de llevarlo demasiado hacia fuera, como en la imagen, porque perderías estabilidad.

 

 

Cuidado con los pellizcos

Los perfiles de las cubiertas son más finos que los de tu mountain bike, así que baja el ritmo en las zonas con piedras o raíces si no quieres pellizcar las cámaras y pinchar.

Si llevas ruedas tubeless, sin cámara, será más difícil pero no imposible pinchar por pellizco: materiales como las espumas interiores tipo mousse son muy interesantes en las gravel si te gusta moverte por terrenos irregulares o ir con presiones más bajas para ganar agarre. 

 

Consejos de conducción gravel

 

Un pinchazo por pellizco puede suponer una caída instantánea si es en la rueda delantera, al quedarte sin aire en apenas unos instantes.

La presión adecuada es una de las claves, así como llevar una velocidad que puedas controlar en todo momento.

 

Cierra bien la mano sobre los frenos

Con los baches, cuando son grandes o vas muy rápido, existe la posibilidad de que se te escape una mano del manillar, ¡cuidado!

En esas circunstancias tienes que agarrar muy bien el soporte de la maneta de freno, apoyándote sobre las mismas, cerrando la mano todo lo posible y dejando uno o dos dedos libres para accionar el freno.

 

 

Las manetas de freno de las gravel suelen ser más prominentes que las de las bicis de carretera, lo cual viene muy bien para afianzar más el agarre.

 

 

El agarre en la parte inferior del manillar te permite frenar con los dedos en el extremo de la palanca de freno, con menos fuerza logras una frenada más eficaz, pero no es la posición ideal de manos para zonas irregulares, solo para circular rápido por pistas o por algunos tramos de carretera.

 

Existen terrenos no aptos… tenlo en cuenta

La gravel no es una mountain bike: tómatelo con calma si ves que hay escalones o grandes baches y no tengas complejo si tienes que caminar un pequeño tramo, podrías estar evitando una caída.

Las zonas con piedras o raíces son delicadas, las gravel tienen bastantes limitaciones en terrenos técnicos.

 

 

Atrás en su justa medida

La posición debe ser muy dinámica para compensar el hecho de que no hay una suspensión que te evite los impactos.

Adelántate cuando la rueda delantera llegue a una subida importante y atrasa el cuerpo si abordas una bajada fuerte, pero no tanto como para que la rueda delantera se quede sin aplomo.

 

Consejos de conducción gravel

 

Llevar la cadera por detrás del sillín, extendiendo los brazos, te permite atrasar el centro de gravedad en las bajadas empinadas.

 

 

Desplazarse tan atrás y abajo que apoyes el sillín sobre el abdomen, salvo que sea una pendiente de bajada muy radical, solo hará que se quede sin peso la rueda delantera y pueda patinar.

 

¿De pie o sentado?

Por lo general, la mayor parte del tiempo pedalearás sentado porque es la forma más eficiente de moverte sobre la bicicleta.

Pero habrá muchas ocasiones en las que te pondrás en pie: sobre baches, para cambiar de ritmo, en rampas duras con buena adherencia o para variar la posición en subidas largas.

 

Consejos de conducción gravel

 

La posición que más usarás es sentado sobre el sillín. Lleva la mirada ligeramente adelantada, la espalda a unos 45º y las manos apoyadas sobre la parte alta del manillar y los frenos, para la mayor comodidad.

 

Consejos de conducción gravel

 

En pie puedes desplegar más fuerza, ideal para cambios de ritmo. Avanza el peso y haz oscilar la bici lateralmente al compás de cada pedalada.

 

 

Para superar pequeños obstáculos en subida debes ponerte en pie y evitarás que la rueda se atranque.

 

 

Una arrancada o un sprint se realizan con mucha más eficiencia cuando nos ponemos en pie ya que podemos utilizar la musculatura de las piernas en toda su amplitud.

Es un gesto con un mayor gasto energético que el que tenemos yendo sentados.

 

Consejos de conducción gravel

 

Una subida corta con una pendiente importante es un sitio típico para ponerte en pie, pero solo si la rueda trasera tiene la adherencia suficiente sobre el terreno.

No avances el peso en exceso para mantener el agarre en la rueda trasera.

 

Pedales horizontales

En sitios con obstáculos que puedan chocar con los pedales toma impulso previamente pedaleando, y luego coloca los dos pies al mismo nivel para evitar enganchones y caídas.

Llegamos a una zona con piedras: hay que dejar de pedalear y poner un pie delante del otro.

 

Consejos de conducción gravel

 

Al girar

La técnica de paso de curva es la misma que la de la mountain bike pero hay que ser aún más fino con la conducción.

Acerca el pecho al manillar para que la rueda delantera no nos pueda derrapar y lleva el pie interior arriba para que no toque el suelo con la inclinación que haremos para girar.

 

Consejos de conducción gravel

 

La mirada en la salida de la curva, para anticipar posibles obstáculos o cambios de terreno, el pie exterior abajo haciendo fuerza sobre el pedal y los codos más flexionados que cuando vas en llano, para bajar el centro de gravedad.

 

Sáltatelo

Una técnica de nivel más avanzado que podemos practicar con pequeños resaltes en el suelo antes de abordarla con obstáculos mayores.  Si encuentras pequeños obstáculos atravesados en el camino prueba a saltártelos, en dos tiempos. 

  • Fija la mirada en el obstáculo y tira del manillar arriba, mientras estás en pie sobre los pedales. La rueda delantera superará el obstáculo con facilidad.
  • Justo cuando la rueda esté tocando la parte alta del obstáculo salta tirando de los pies arriba y empujando la bicicleta adelante, con lo que la rueda trasera se levantará lo suficiente como para sobrepasarlo.

 

 

Si sigues estos consejos de conducción gravel, conseguirás demostrarle a tu gravel quien manda y podrás disfrutar de la sensación de aventura que te aporta con una mayor seguridad.

 

Y hablando de caídas y de seguridad en la bicicleta estos posts tienen mucho que decir:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *