Ajuste biomecánico en las bicis eléctricas Ajuste biomecánico en las bicis eléctricas

Ajuste biomecánico en las bicis eléctricas: ¿es igual que en una bici “normal”?

Si una bici de carretera es igual que una bici eléctrica salvo por la incorporación del sistema de asistencia al pedaleo, el ajuste biomecánico en las bicis eléctricas debería ser el mismo ¿verdad? ¿O quizá no? ¡Sigue leyendo para descubrirlo!
 

Además del uso de la bicicleta para la movilidad, donde las eléctricas son ya un sistema generalizado, el uso de motores en las bicis para la práctica deportiva es cada vez más común.

Hay que recordar que una bici eléctrica y una normal son exactamente iguales en cuanto a geometría y comportamiento, lo que varía es el sistema de ayuda al pedaleo.

Como sabemos, una bicicleta eléctrica no es una moto, sino un sistema asistido: si no pedaleas, el motor no entra en funcionamiento.

Parecería entonces, siendo bicicletas iguales, que su ajuste debería ser el mismo también.

 

Ajuste biomecánico en las bicis eléctricas

 

Pero hay un elemento que lo cambia todo: el motor nos dota, o dota al conjunto, de una capacidad física muy superior a la nuestra natural.

 

Ajuste biomecánico en las bicis eléctricas: Qué factores cambian

Con la bici eléctrica podemos subir fácilmente repechos antes impensables que, o bien nos obligaban a bajarnos o a retorcernos y dar chepazos para superarlos.

 

Ajuste biomecánico en las bicis eléctricas

 

Es decir, el motor nos traslada a un nivel ciclista superior, y esta consideración hay que tenerla en cuenta a la hora de realizar los ajustes.

 

¿Ejemplos?

  • Con la ayuda del motor podremos llevar más masa encima de los pedales sin sufrir por ello, es decir, podremos quitar retroceso al sillín, consiguiendo así hacer todavía más fuerza.
  • Hacer lo mismo con el manillar, bajarlo un poco para llevar más fácil nuestra propia masa a los pedales.

 

 

Sin embargo, el resto de ajustes dependen más de nuestros factores limitantes que de nuestra capacidad física:

  • El tipo de sillín y su colocación.
  • El ajuste de las calas.
  • El ataque del manillar…

…Es decir, hay muchos elementos que se ajustarían igual independientemente de si contamos con ayuda del motor o no.

 

Presta especial atención a la zona perineal

Una molestia que refieren habitualmente los usuarios de bicis eléctricas es en la zona perineal.

También es algo que se produce habitualmente en ciclistas que no tienen asistencia: el principio es el mismo, aunque se acentúa más en las bicis de pedaleo asistido.

Si recordamos la física de Newton, cuyas tres leyes explican perfectamente cualquier movimiento humano, a una acción corresponde siempre una reacción de igual intensidad en sentido inverso.

Es decir, si yo hago fuerza contra el pedal, el pedal me va a devolver una fuerza igual y por lo tanto la pelvis se elevará.

 

 

Como hemos quedado que el motor de las bicis eléctricas lo que hacen es ayudar al pedaleo, la fuerza que yo transmito realmente al pedal es baja y por lo tanto la pelvis no se levantará y seguirá apoyada en el sillín, provocando el adormecimiento.

 

Para entenderlo fácilmente…

  • Si nos ponemos en la bici sentados con los pies colgando sin apoyar los pies en los pedales, notaremos una gran presión perineal.
  • Si apoyamos los pies sin pedalear esa presión disminuirá…
  • …y si pedaleamos la dejaremos de notar.

 

Ajuste biomecánico en las bicis eléctricas

 

O sea, que para poder disfrutar plenamente de nuestra bici asistida o no, deberemos hacer siempre una mínima fuerza sobre los pedales para que la pelvis vaya a su sitio.

 

Por: Iñaki Erdoiza, TÉCNICO BIOMECÁNICO y cofundador de Custom4US

Edificio Kirol Etxea. c/Martín Barua Picazza 27

Bilbao. Tel: 94 407 94 97. Email: info@custom4.us

 

 

Ahora que ya sabes lo principal sobre el ajuste biomecánico en las bicis eléctricas, te invitamos a echarle un vistazo a estos otros post:

Un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *