Mis primeras zapatillas de running: 6 consejos para escogerlas

Para salir a correr no vale cualquier zapatilla. Tienen que ser adecuadas a tu peso y forma del pie, cómodas…. y que te permitan disfrutar mientras sumas zancadas. ¿Quieres saber cómo escoger tus primeras zapatillas de running? ¡Sigue estos 6 tips!


Da lo mismo si te estás estrenando en este maravilloso mundo o que la última vez que hiciste unos kilómetros fue mientras se celebraban los JJOO de Barcelona. Lo que en aquella época llamábamos “salir a correr” o “footing”, ahora ha pasado a ser “running”. Como deporte es el mismo, pero el material y, especialmente las zapas, han evolucionado mucho: pero tanto antes como ahora es fundamental que sean las adecuadas para ti y no te equivoques en su elección. Porque no vale cualquier zapatilla para correr.

primeras zapatillas de running

¿Qué has encontrado por casa unas Yumas Galaxia casi nuevecitas? ¡Enhorabuena!, tienes todo un clásico de los años 80 que ni entonces ni ahora eran para correr, pero la buena noticia es que triunfarás luciéndolas un domingo para tomar el aperitivo con su estilo casual-retro.

Zapatos náuticos, sandalias de río, zapatillas de baloncesto e incluso botas de trekking (en serio) son ejemplos de lo que vimos en las primeras semanas del boom por hacer deporte tras el confinamiento. Y, en ese loable afán por cuidarse un poco más e incluso cambiar el estilo de vida, seguro que en septiembre vemos “escenas” similares.

Para evitar a toda costa que acabes con unas “MyCuñadoSabeDeEsto”, queremos ayudarte a escoger tus primeras zapatillas de running. ¡Allá vamos!

6 consejos para escoger tus primeras zapatillas de running …

  1. Para cada deporte lo suyo: Si practicas running, usa zapatillas de running.

Parece demasiado obvio, pero seguro que no se te ocurriría bucear con unas sandalias ni jugar a tenis con unas botas de monte, ¿verdad?  En ambos casos la experiencia sería negativa y como mínimo no disfrutarías ni te engancharías, además del riesgo de dañarte o lesionarte.

Pues para correr sucede lo mismo: sí o sí unas zapatillas concebidas y diseñadas para correr. Para ir con seguridad y pensar únicamente en disfrutar mientras sumas zancadas.

 

 

  1. Buenas zapas, pero eres tú quien corre.

Unas buenas primeras zapatillas de running te van a ayudar a progresar y evitar que te lesiones.

Las más adecuadas a tus características, ya que a la hora de escogerlas debes tener en cuenta…

  • Tu peso,
  • Forma del pie y tipo de pisada,
  • Intensidad y frecuencia de uso que le vas a dar…

Pero ojo, no van a hacer todo el trabajo, eres tú quien va a correr, así que no te quedes solamente con (por ejemplo) sus grandes cualidades de reactividad o ligereza (no es prioritario): busca lo que te acompañe en ese proceso, el de correr tú, el de mejorar tú con tu esfuerzo e ilusión.

 

 

  1. Mediasuela, drop, upper… ¿Qué es eso?

¡Respira! Tranquilidad, no necesitas un máster para elegir zapatillas, ni aprenderte la jerga y nombres técnicos de este mundillo. Tienes que tener bien claro para qué la quieres y, a partir de ahí, acude a especialistas en running, que te orienten bien, sabiendo que te están escuchando y no te quieren vender lo que a ellos les interesa. Por supuesto, en nuestras tiendas encontrarás a apasionados del running que pueden ayudarte a escoger correctamente tus primeras zapatillas de running.

Para ello presta especial atención en:

 

  1. Amortiguación y estabilidad

Es de lo que más se habla y son fundamentales a la hora de empezar a correr. No debemos confundir una buena amortiguación con que sea blanda y se nos hunda el pie en cada pisada. Puede parecer cómodo, pero necesitamos cierta firmeza (que no dureza).

Una zapatilla estable nos va aportar seguridad: que no baile el pie, que sintamos en cada pisada que nos podemos olvidar de que las llevamos puestas.

Todo esto no lo conseguimos con unas de futsal ni de basket o con unas de padel, porque el tipo y número de impactos, recorrido del pie en cada pisada, duración del esfuerzo, etc., son distintos y característicos en cada deporte.

 

primeras zapatillas de running

 

  1. Comodidad

La gran olvidada. Son para correr bien, con seguridad y sin lesionarnos, para mejorar y soñar con nuestros propios retos, pero no a costa de que sea blanda (sensación de chicle) y se nos hunda el pie en cada pisada.

Pero no, no valen, por ejemplo, unas sneakers o unas confortables zapatillas de walking que están pensadas para soportar el tipo de pisada y los impactos propios de caminar, muy distintos a los que se producen al correr.

 

  1. Cuántos pares voy a necesitar

Si te estrenas en este mundo, con un buen par de zapas te valdrá perfectamente en este comienzo; ahora bien, cuando definitivamente te hayas enganchado a correr, puede ser el momento de comprar otro par y comenzar a alternarlo con el que tienes e ir domándolo para cuando tengas que jubilar el primero.

Si, a partir de ahí, tu armario se empieza a parecer al de Imelda Marcos versión running, no nos eches la culpa a nosotros 😉

 

primeras zapatillas de running

 

…..Y una curiosidad

 

  1. Cómo y cuándo me las pruebo

¿Sabías que a la tarde, tras un duro y largo día, los pies están más hinchados? ¿Que la diferencia de grosor de unos calcetines a otros y el tejido de los mismos te pueden cambiar totalmente la percepción al calzarte unas zapas? ¿Qué no debes llevar las uñas ni muy largas, pero tampoco muy cortas porque te vas a hacer daño?

Si puedes, haz tu compra a la mañana y con los calcetines que vas a usar cuando practiques running.

Lo de la pedicura, a elección…

¿Quieres más consejos para iniciarte en el running? ¡Atenta/o!:

Por Imanol Loizaga, entrenador de running, consultor deportivo y colaborador de Forum Sport.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud