Cómo elegir tus calcetines de running

FacebookTwitter

A día de hoy hay infinidad de modelos para la práctica del running, incluso me atrevería a decir que podríamos comprar tantos calcetines como días tiene un año. Se les está dando tanta importancia que las marcas han creado infinidad de posibilidades, haciendo más difícil si cabe aún nuestra elección de compra. Si quieres saber cómo elegir tus calcetines de running, te damos todas las claves.

Los puntos a tener en cuenta son…

1- Transpirables y de secado rápido: mejor de lana de merino

Parece imposible encontrar en el mercado unos calcetines que no lo sean, pero recordamos que materiales como el algodón, cuando se mojan o sudan, retienen esa humedad y pueden crear ampollas, así como la proliferación de bacterias, hongos y malos olores.

Los elegiremos con la característica de secado rápido, compuestos de materiales sintéticos como el Coolmax, Elastano, Poliéster o Nylon, los cuales mantendrán los pies en condiciones óptimas, evitando así las ampollas por exceso de humedad.

Mención especial en este apartado a la lana de Merino:  tiene fibras más finas y ordenadas que la lana convencional. Es un tipo de lana con una gran capacidad de retención de calor, ideal para climas fríos y temporadas invernales. Gran capacidad de ventilación, gracias a que entre el tejido se crean bolsas de aire naturales, eliminando de esta forma la humedad y sudor

Una muy buena opción es la combinación de esta con los materiales sintéticos, que funciona a la perfección. Aunque se cataloguen como calcetines de esquí, sirven perfectamente para running en días duros de verdad; ejemplo de ello son los Lorpen S2WL.

Otra posibilidad es la utilización de fibras de seda, que eliminan el sudor muy bien aunque tienen el inconveniente de que su deterioro es bastante más rápido que el de otros materiales. Además, son los más caros del mercado. Tal vez tener un par para carreras de asfalto sería una buena opción, ya que en ese terreno no sufren tanto como en el monte.

2- Anti ampollas y de costuras planas

Intentaremos encontrar modelos que no lleven costuras, por lo menos en zonas de mayor riesgo de roce como los dedos o el talón. Por lo general estas partes van reforzadas con algo más de material (mayor densidad), otorgándoles un extra de acolchado a los calcetines para nuestra mayor comodidad.

Existe también la posibilidad de adquirirlos con las llamadas costuras planas o tejanas para evitar las fricciones y/o rozaduras, sobre todo en distancias largas con muchas horas de competición o ejercicio. Aún así, recordad que el untarnos los pies con vaselina y el cambio de calcetines durante la carrera serán dos puntos a nuestro favor para no sufrir problemas en los pies, al igual que cortarnos bien las uñas antes de la competición.

3- Antibacterianos

No hay nada más desagradable que sufrir el tan conocido y a la vez temido pie de atleta -infección micótica generada por hongos-. Por eso, aunque tengamos que desembolsar algo más de dinero, será muy aconsejable adquirir calcetines con fibras o tratamientos especiales que lo eviten. A día de hoy casi el 100% de los utilizados para running o trailrunning incorporan este tratamiento. Si en la etiqueta no lo pone, no dudes en preguntárselo al personal de tu tienda Forum Sport ya que es algo fundamental cuando hablamos de calcetines de running.

Recordad que en el mercado existen polvos específicos para evitar la proliferación de hongos, bacterias y malos olores en nuestras zapatillas: es aconsejable utilizarlos a modo de rutina una vez finalizada nuestra actividad, incluso en los zapatos o zapatillas de uso diario.

4- Comodidad

 La experiencia me ha demostrado que existe la posibilidad de comprar calcetines realmente incómodos. Mi consejo es que, si podéis, los probéis con las zapatillas con las que corréis habitualmente o con algunas parecidas ya que puede darse el caso de que alguna parte de estas toquen con alguna zona del calcetín en la que haya densidades diferentes o costuras que puedan molestaros.

Estaréis pensando que es imposible probárselos en tienda y menos con vuestras zapatillas sucias y usadas, pero siempre está la posibilidad de pedírselos a ese amigo que tiene de todo. Una buena opción en cuanto calidad-precio serían los Spyro running race 30, sobre todo para tiradas en asfalto. 

5- Ajuste

La correcta elección de la talla es importantísima: en un porcentaje muy alto puede ser la diferencia entre acabar o no una carrera, o al menos hacerlo sin problemas de rozaduras o ampollas. Lo lógico es elegir el tallaje en función del pie que calzas, aunque la experiencia me ha demostrado que esto varía en función del modelo y marca que adquieras. En mi caso, casi el 100% de los pares que uso son de un rango de tallaje inferior.

Me explico: si calzo un 43 europeo, en montaña uso un 44 con lo que mi rango de talla sería una “L” o lo que es lo mismo, entre 42 y 44. Pues bien, en casi todos los modelos elijo una “M” o 39-41 ya que, aunque al principio parezca que va muy justa, se ceden y me encajan a la perfección, sin pliegues indeseados.

He de decir que el que mi pie sea bastante huesudo hace que me decante por esta opción, lo cual quiere decir que es algo personal y puede no funcionar para todo el mundo.

Tened también en cuenta que, al igual que sucede con la ropa, cada marca deportiva puede tallar diferente, de ahí el consejo de intentar probarlos antes de adquirirlos.

6- Sujeción

 La adquisición de un par de calcetines que creen la sensación de ser parte de nuestro pie será fundamental para encontrarnos cómodos durante el entrenamiento o competición y, de esta forma, centrarnos únicamente en correr. Esto lo conseguiremos con la simbiosis perfecta de pie-calcetín-zapatilla.

Tejidos con un alto componente elástico puede que nos vayan bien, incluso la utilización de éstos en zonas como el puente o tobillo, en el caso que sean de caña baja.  La caña media puede que nos salve de heridas por enganchones con zarzas o ramas si corremos por el monte pero, por el contrario, podemos no sentir tanto la sensación de sujeción a nivel del tobillo (sensación parecida a un vendaje funcional).

Tenemos la opción de elegir calcetines con pantorrilleras, 2 en 1, con diferentes áreas de compresión en gemelos, peronéos o tibiales, aunque esto será cuestión de gustos.

Otros aspectos a tener en cuenta

  • Época del año: Lógicamente, en invierno elegiremos materiales más térmicos (lana de Merino) y en verano más frescos.
  • Superficie: Tened en cuenta que correr por montaña nos exigirá llevar unos calcetines algo más gordos y resistentes, sobre todo si realizamos competiciones largas donde la pisada no será “limpia”, haciendo por tanto que el roce zapatilla-calcetín sea mayor. Por eso aconsejo que, aunque se sacrifique parte de transpirabilidad, éstos sean más acolchados y reforzados que los que usaremos para superficies como asfalto o pistas.
  • Izquierda y derecha: Lo que viene a continuación te sorprenderá 😉 : no da igual en qué pie te pones cada calcetín: la curva natural de cada pie es diferente, las zonas de amortiguación en cada pie son diferentes…y todo ello se tiene en cuenta a la hora de diseñar el calcetín de running. Por tanto, ponerse el calcetín izquierdo en el pie derecho es igual de absurdo que si llevaras las zapatillas al revés. Por el contrario, llevar cada calcetín en su pie correspondiente mejora el rendimiento y evita la aparición de ampollas y rozaduras indeseadas.

Por Roberto Garay , tester y especialista de running en Forum Sport.

FacebookTwitter

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud