Correr por la nieve: consejos y material imprescindible

FacebookTwitter

Correr por la nieve, disfrutando de un buen día en la montaña, puede  convertirse en una experiencia inolvidable, sobre todo si lo haces siguiendo los consejos que te proponemos en este post. Y, por supuesto, con el material adecuado para que sea seguro y confortable.

Ten en cuenta que la nieve es una superficie poco habitual para dar unas zancadas  y que seguramente no es la manera más cómoda de correr: –para encontrar unas condiciones óptimas tendríamos que desplazarnos a las pistas de esquí donde las máquinas crean un asfalto helado. 

Consejos para correr por la nieve

1. Tómatelo con calma

Si nos salimos de los caminos ya pisados por otros corredores o esquiadores, el esfuerzo que tengamos que hacer para avanzar puede llegar a desesperarnos, por eso recomiendo que estos días os los toméis con calma. Más que contar kilómetros o desniveles, intentad disfrutar del momento que es de lo que se trata.

2. Ni a primera hora de la mañana ni a última de la tarde

Pensad también que el que la nieve esté pisada no significa que llevemos un correr cómodo ya que puede que haya llovido o helado durante la noche y no consigamos dar un paso derecho (importante el trabajo de propiocepción). Por eso es mejor no elegir las primeras horas de la mañana ni las últimas de la tarde, momentos en los que las temperaturas suelen caer en picado y crear placas de hielo.

3. Siempre acompañados y/o avisar de dónde vamos

Otro punto a tener en cuenta, y más con nieve, será el de intentar en la medida de lo posible ir acompañados y/o avisar a algún amigo o familiar sobre la zona a la que nos desplazaremos, ya que la nieve cambia totalmente la perspectiva del terreno, perdiendo referencias e incluso pudiendo encontrarnos en medio de una tormenta. No seríamos los primeros que se pierden en una zona de entrenamiento habitual.

4. Empieza siempre por terreno conocido

Mi consejo es empezar por alguna salida con raquetas de nieve, a poder ser por la zona en la que ya hayáis entrenado, pudiendo ver los cambios producidos en el terreno a causa de la nieve. Podéis probar a correr con estas y, una vez adquirida la confianza suficiente, empezar con los crampones ya que el correr con ellos tiene su truco, sobre todo el colocarlos bien para que no molesten.

5. Comida y bebida

Aconsejo llevar barritas energéticas con mayor número de calorías ya que, si las condiciones son duras, el cuerpo estará constantemente intentando entrar en calor y gastará más energía.

Para las bebidas, aunque soy más partidario de beber agua y sales en pastillas, las bebidas isotónicas o incluso hipertónicas pueden ir bien (sin abusar). Seguramente el cuerpo no os pedirá hidratarse como en días calurosos pero, al igual que pasa con la comida, estaremos intentando mantener la temperatura corporal, y eso supondrá más gasto calórico.

Material recomendado para correr por la nieve

Tan importante como la meteorología o las horas en las que entrenar será el material que elegiremos, así que hablemos de qué conviene llevar:

1. Raquetas de nieve: creo firmemente que el uso de las raquetas es el paso previo a correr por la nieve, incluso pudiendo trotar con ellas y pasárselo muy bien. A día de hoy hay varios modelos exclusivos para correr como pueden ser las TSL Symbioz o las TSL élite

Algunos runners masculinos optan por comprar raquetas de niño o de mujer: al ser más pequeñas y estrechas, evitan de esta manera abrir mucho las piernas para no golpear una con otra a la hora de dar la zancada.

Tenemos también la posibilidad de amarrarlas a la parte exterior de la mochila en caso de querer trotar un poco (llevar algún cordino o cuerda para sujetarlas bien), pudiendo de esta manera correr sin que nos molesten.

2. Crampones: sin duda un accesorio indispensable: existe ya en el mercado una amplia gama, variando el número de puntas, la manera de atarlos etc. En mi caso llevo unos de la marca CT con 4 puntas delante y 6 detrás y son más que suficiente. Recomiendo probarlos con las zapatillas de running que vayas a usar en estas salidas, ya que puede que no te encajen bien: ya sea por la puntera delantera de goma reforzada o porque son algo más robustas o anchas que las que usamos en otra época del año.

3. Zapatillas de Gore-Tex: por muy dura que esté la nieve, al final siempre acabas mojándote los pies, por eso cuanto más puedas retrasarlo mejor. Tened en cuenta que si hay nieve hará frío y estar desde el minuto uno del entrenamiento con los pies mojados puede hacer que te des la vuelta y te marches para casa en menos de lo que canta un gallo.

Aconsejo zapatillas con algo de taco ya que puede que haya tramos de piedras o barro en los que tengamos que quitarnos los crampones para no estropearlos y necesitemos mayor tracción. Modelos como la Speedcross 4 GTX o las Adidas Trailmaker en su versión de Gore-Tex van francamente bien, amoldándose a las condiciones extremas sin problemas.

Otra opción es la de adquirir zapatillas con clavos integrados como las Salomon Snowcross 2 CSWP, aunque en mi opinión van más encaminadas a gente que pasa mucho tiempo en zonas de nieve que al corredor “esporádico” en esta superficie.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4. Polainas: muy utilizadas por montañeros -no tanto por corredores-, aunque para los días duros pueden ser una buena elección. Son más bajas que las normales y cierran bastante bien, evitando que nos entre nieve por la zona superior de la zapatilla. No soy un usuario acérrimo de ellas pero en terrenos de arena las he utilizado y me han funcionado a la perfección.

Como siempre, probadlas con la zapatilla que vayáis a utilizar ya que puede que no os encajen bien, sobre todo la parte de goma que pasa por la suela (que se amolde bien en el hueco que hay entre talón y parte de metatarsos de la suela para no desgastarla).

 

 

5. Mochilas: Indispensables, sobre todo en salidas largas. Llevaremos de capacidad suficiente para poder meter un impermeable, comida, barritas, flashes de agua, ropa de cambio si las condiciones son malas, silbato, manta térmica, esparadrapo (para vendajes), otro par de guantes, móvil etc. Aconsejo mochilas de entre 5 y 12 litros de capacidad. Si vamos a hacer una salida corta en la que con un cinturón nos será más que suficiente, modelos como el Salomon Agile 250 Belt o el Advanced Skin 3 Belt -con algo más de capacidad- van muy bien.

6. Bastones: Aunque no es lo más habitual, es un accesorio a tener en cuenta ya que muchas veces, debido a la nieve acumulada, puede que no sepamos lo que tenemos delante y con el bastón podremos tantearlo, sobre todo si nos gusta salirnos de los caminos pisados y experimentar rutas nuevas (puede que haya agujeros, piedras salientes etc.).

Indispensables si vamos a dar una vuelta con las raquetas ya que nos facilitarán mucho el avance, no tanto a la hora de correr. Para transportarlos será aconsejable que la mochila que llevemos tenga esta opción: si son telescópicos, los podremos acoplar mejor.

7. Reloj: En los días de nieve, tanto los senderos o caminos como todo punto utilizado en días normales como referencia estarán tapados, por lo que la posibilidad de desorientarnos será mucho mayor: no digamos nada si las condiciones son desfavorables.

Por eso, el tener un reloj en el que marcar el punto de salida será una obligación si no queremos llevarnos algún susto. Hay muchos modelos en el mercado, así que la elección de este vendrá más bien marcada por la estética y comodidad del reloj.

Ropa imprescindible para correr por la nieve

Obviamente, dependerá del tiempo: valora cuidadosamente las condiciones meteorológicas tanto el día previo como “in situ” (fijarse en las cumbres, si están con nubes, si las copas de los árboles se mueven mucho por el viento etc.). Aconsejo llevar prendas de más: es mejor dejarla dentro del coche que no disponer de ella y arrepentirnos. Entre la ropa nos vendrá bien llevar:

1. Mallas largas: Si son de lana de merino mejor, ya que este tejido natural nos ofrece unas excelentes propiedades térmicas, manteniendo estable la temperatura de nuestro cuerpo. Tener en cuenta que también repele el agua y absorbe la humedad, retrasando la sensación de estar sudados.


Por ello, es un material excelente para usarlo en días de mucho frío y/o nieve. Si dispones de mallas que no son de este tejido, también puedes llevar 2 pares, unas encima de las otras. Unos calcetines de caña alta por debajo pueden ser otra buena opción.

2. Camiseta térmica: Siempre es aconsejable, ya que nos mantendrá con una buena temperatura y ayudará a evacuar el sudor para no quedarnos fríos. La elección de manga larga o corta será al gusto del corredor y en función de las prendas que llevemos por encima de esta. En días duros se agradece la manga larga, que siempre se puede remangar.

3. Capas intermedias: Sería algo así como una camiseta térmica pero más gorda, estilo a un jersey. Hay varios modelos, aunque a mí me gusta con cremallera hasta el pecho ya que te da la opción de subirlo hasta arriba y taparte el cuello y cara, o bajarla y ventilar algo más el cuerpo.

4. Cortavientos: aunque soy más partidario de llevar un chubasquero, no es mala opción incorporarlo en nuestra salida. Puede que sea un día de nieve con sol y que con el cortavientos sea suficiente (seguramente en la cumbre que hagamos habrá que ponérselo), pero el chubasquero nos hace una doble función: por un lado nos protege del viento y por el otro, si el día se tuerce y nos coge desprevenidos, tenemos una prenda impermeable.

5. Chubasquero: Tanto el Salomon Bonatti -más fino y ligero-, como el Nebula -ideal para días de mal tiempo, frío y agua- son muy buenas opciones. Otra es la de llevar alguna chaqueta ligera de Gore-Tex, aunque son más caras y por lo general pesan más -arañarlas con ramas o piedras puede costarnos caro-.

6. Guantes: Será aconsejable llevar tanto de Gore-Tex o de otro tipo de tejido impermeable como de abrigo para poder ponértelos debajo de estos. No tengas problema en llevar dos pares: tal vez al lado del coche no tengas frío pero te aseguro que según vayamos ascendiendo la temperatura bajará y agradeceremos tenerlos.

Otra de las razones para llevar dos pares es que, si tenemos que andar por zonas en las que debemos apoyar las manos, puede que nos interese quitarnos los impermeables para no dañar la membrana (éstos suelen ser más caros que los térmicos). En días de condiciones duras, los guantes de esquiar o hacer Snow nos dan una protección muy buena.

7. Gorro: Indispensable sobre todo en días con frío y nieve. Mejor que sea más gordo de lo habitual, del estilo a los de esquiar o incluso vestir ya que por la cabeza se pierde mucho calor corporal.

 

 

8. Calcetines: Aconsejo usar de caña alta y más gordos de lo habitual ya que, aunque absorben más agua cuando se mojan, nos mantienen los pies más calientes. Como en el caso de las mallas, me decantaría por unos de lana de merino, ya que mantendrán nuestra temperatura corporal durante más tiempo.

9. Buff: Podemos subírnoslo hasta casi tapar la cara por completo, aunque a mí me suele estorbar más que ayudar, ya que las térmicas que suelo llevar tienen cuello alto y me es suficiente. Pero es una buena opción, incluso para usarlo de muñequera para el sudor o como cabestrillo si nos lesionamos un brazo.

 

Y recordad que si las condiciones no son buenas:

más vale que sobre que no que falte.

Por Roberto Garay , tester y especialista de running en Forum Sport.

FacebookTwitter

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud