¿Qué accesorios necesito para correr en invierno?

FacebookTwitter

Llega el frío de verdad, cuando el termómetro ronda los 0 grados y las calles se empiezan a vaciar. En esta época del año algunos accesorios de running se convierten en imprescindibles para mantener nuestra rutina de entrenamientos sin poner en riesgo nuestra salud ni perjudicar nuestro rendimiento: ¿Quieres repasarlos con nosotros?

¿Cómo afecta a mi rendimiento la pérdida de calor corporal?

Que la mayor cantidad de calor se pierde por la cabeza es un mito. La cabeza y el cuello solo representan un 10% de nuestra superficie corporal total, por lo que NO se pierde mas calor que por el resto de la piel. Otra cosa es si hablamos de la sensación de enfriamiento, ya que en la cabeza y el cuello tenemos una gran concentración de células nerviosas, lo que provoca que se perciban mas los cambios térmicos.

Por lo tanto, cualquier parte del cuerpo expuesta a bajas temperaturas, hace que el cuerpo pierda su temperatura. Es importante tener en cuenta, que cuando la sangre bombea al resto del cuerpo, siempre llega primero a órganos vitales, el corazón y el cerebro, por lo que las extremidades reciben menor cantidad de sangre (por lo que se enfrían).

Partiendo de esto, prestaremos especial atención a las prendas que cubren estas partes: GUANTES, MANGUITOS, CALCETINES, GORRO/OREJERAS, BUFF. Sin olvidarnos, por supuesto, de la importancia de llevar una SEGUNDA PIEL bajo nuestra ropa de deporte para hacer frente a las bajas temperaturas que nos acechan en esta época del año.

  • GUANTES

Las manos son las extremidades más expuestas al frío, y donde más se suele sufrir la presencia de sabañones (con frío y/o humedad) junto con los pies y orejas. Es muy importante utilizar guantes en nuestros entrenamientos para evitar tanto los mencionados sabañones, como la pérdida del calor corporal. Hay que tener en cuenta el tipo de guante en función del frío que hace:

  • Los más ligeros para cuando empiezan a bajar las temperaturas.
  • Los térmicos para cuando aumenta el frío y el viento.
  • Los más gordos para condiciones climatológicas extremas.

A la hora de elegir los guantes, tendremos que tener en cuenta el diámetro de nuestra mano en la base de los dedos, y en función de ese tamaño, elegiremos la talla apropiada para nuestras manos (S, M, L, XL). Por suerte, hoy en día contamos con modelos muy diferentes gracias a que todas las marcas sacan cada año sus últimas novedades: Nike, Mizuno, Asics, Salomon, Spyro, Compresport

 

  • GORRO / OREJERAS

Si en verano y épocas de mucho calor, la gorra tiene gran importancia para los corredores, en invierno y con frío, el gorro y las orejeras toman la delantera. Como hemos mencionado anteriormente, es un mito muy extendido que el calor se escapa por la cabeza, pero sí es verdad que, con todas las terminaciones nerviosas que tenemos en esa zona, es muy importante la utilización de gorros y orejeras, ya que la sensación de frío es más acentuada.

Igual que en el caso de los guantes, cada marca tiene sus modelos: Mizuno, Nike, Salomon, Compressport, Asics…

En mi opinión y por experiencia, deberíamos evitar los gorros de lana tan cómodos para el día a día, ya que cuando corremos, aumenta la temperatura corporal, y ciertos tejidos como la lana, no transpiran lo suficiente.

  • BUFF

Son los calientes y cálidos pañuelos en forma de tubo que se colocan alrededor del cuello. Tenemos 3 tipos:

  1. De tela.
  2. De forro polar y tela.
  3. De forro polar.

           En mi caso, utilizo los mixtos de forro polar y tela, de manera que la parte del forro la coloco en el cuello, y a tela la subo a media cara para que el aire al respirar, no entre tan frío y proteger así la garganta.

  • CALCETINES

El tema de los calcetines, al igual que las zapatillas, es muy personal y no se puede generalizar. Lo que sí es muy importante para todo el mundo es que se adapten correctamente para evitar las ampollas, y que transpiren correctamente para que el sudor y el agua (los días de lluvia) evacúen. En este sentido, los materiales más apropiados son el poliéster, polipropileno, nylon, lana merina, fibras de seda…

Así como en verano mis calcetines preferidos son los bajos, por debajo del tobillo, cuando llega el frío no dudo en utilizar calcetines de media caña, protegiéndome así del frío y de las consecuencias del frío en mis músculos y tendones (cuanto más protegidos estén del frío, menos costará ponerlos en funcionamiento).

Nike, Compressport, SportLast, Arch Max, Reebok, Mund… Son algunas de las marcas que más utilizo cuando llega el invierno.

  • MANGUITOS

Protección que se coloca desde la muñeca hasta el hombro. Puede que esta sea realmente útil e importante en competición ya que, con el frío, muchas veces optamos por correr con una camiseta de manga larga, y en el momento en el que nuestro cuerpo empieza a generar más calor por el esfuerzo, nos entran los agobios porque nos molesta la manga. Con los manguitos, podemos ir con una camisera de manga corta o de tirantes, y los manguitos nos llegarán hasta el hombro, de manera que al principio de la competición estaremos protegidos del frío, y cuando empezamos a notar calor, podemos bajarlos hasta las muñecas o incluso quitárnoslos.

Engrosando esta lista de complementos invernales, en mi caso, opto por utilizar unas mallas cortas por debajo de las mallas largas, para evitar que se enfríen los riñones y la tripa. Además de esto, es imprescindible para mí una camiseta que simule una segunda piel, térmica y ajustada al cuerpo. ¿Por qué con estas características? Para que el frío y el viento no penetren tanto y rocen mi piel, y para que el material de la camiseta saque el sudor hacia fuera y mi cuerpo se mantenga seco y caliente.

No olvidemos que, si no llevamos la ropa y los complementos apropiados para el clima al que tenemos que hacer frente, la temperatura de nuestro cuerpo disminuirá y, como nuestro organismo identifica esto como una agresión, los músculos empezarán a generar ese calor mediante espasmos en forma de “tiritona”.

Como en cualquier reacción, si nuestros músculos tienen que generar ese calor mediante la contracción, aparte del calor, lo que se liberará es energía, perdiendo de esta forma parte de la que después necesitaremos para nuestro ejercicio. Esto sumado a que si nuestras extremidades se enfrían, nuestro corazón tendrá que bombearles más sangre para que entren en calor, hace que nuestros músculos reciban menos cantidad de sangre (y con ello, oxígeno), para el esfuerzo que le estamos exigiendo con nuestro entrenamiento o competición.

Una vez tengamos todas estas prendas en la bolsa del entrenamiento, es momento de seguir con nuestra rutina diaria haga frío, llueva o nieve. Porque no hay mejor sensación que correr por nuestras calles cuando se vacían de gente a la que le entra el miedo cuando ven el termómetro en negativo. Si realmente se quiere, correr con frío no es ni malo para nuestro rendimiento, ni para nuestra salud. Solo hay que saber qué es lo que tenemos que llevar puesto y seguir las indicaciones con la misma disciplina con la que seguimos nuestros planes de entrenamiento.

 Por Itxaso Escondrillas (Corredora, Tester y especialista de running en Forum Sport).

FacebookTwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud