TEST Nike Lunarglide 8

FacebookTwitter

¿Os cuesta tanto como a mí encontrar las zapatillas perfectas, que se adapten al perfil de vuestros pies y al tipo de entrenamientos que realizáis?  

Me habían hablado maravillas de las nuevas Nike Lunarglide 8, unas zapatillas específicas para nosotras. Son clasificadas como “run easy”, así que quise comprobar sus cualidades, testándolas en un par de entrenamientos sobre superficies e intensidades diferentes.

El primer entrenamiento fue una tirada larga por asfalto, con diferentes desniveles. Las sensaciones han sido muy positivas desde las primeras zancadas, porque la pisada ha sido suave en todo momento, con una amortiguación que mis pies han agradecido.

La pisada es suave y cómoda gracias a la amortiguación reactiva que proporciona la espuma Lunarlon de la que se compone la suela. Además de estas cualidades, mis pies han tenido la posibilidad de ser flexibles a su antojo (ya sabemos que nuestra pisada no es igual cuesta arriba, cuesta abajo o en lugares planos) gracias a los cortes a laser de 6mm de profundidad que posee.

El segundo entrenamiento decidí hacerlo por la pista de atletismo durante un día realmente lluvioso. Quería someter las zapatillas a condiciones extremas.

Realicé un breve calentamiento sobre hierba, un terreno irregular donde las LunarGlide 8 me sorprendieron gratamente, no sólo por su capacidad de amortiguación, sino también por la estabilidad que me han proporcionado, producto de la tecnología Dynamic Support de la mediasuela.

Ya en las series, mi mayor preocupación era el impacto y el agarre ante la superficie mojada. Una preocupación que desapareció tras la primera vuelta al tartán. Los círculos céntricos situados en la suela han demostrado ser unos verdaderos antideslizantes, mientras que las capsulas moldeadas se han comportado como un gran muelle, facilitando un mejor impulso: tras comprimirse vuelven a su ser con un efecto de pistón.

Tengo que confesar que desde el primer momento que me calcé las zapatillas, mis pies han sentido la sujeción justa y necesaria en cada momento. El upper está construido de medio calcetín, que envuelve el pie dándonos una mayor sujeción, además de tener el contorno del talón un extra de acolchado proporcionándonos una grata sensación. También utiliza la tecnología Flywire, que nos permite personalizar el ajuste a través de los cordones.

Para finalizar, diría que son unas zapatillas muy versátiles, que se adaptan perfectamente a los objetivos y exigencias de cualquier tipo de corredora, ya sean principiantes o veteranas. Como atletas nos merecemos disfrutar de la comodidad y suavidad en cada pisada que proporcionan estas maravillas. Si tuviera que añadir algún “pero”, sería que a cuenta de la profundidad que tienen los cortes de la suela tienden a coger alguna que otra piedrecilla, ¡pero es un mal menor teniendo en cuenta el rendimiento que dan!

Así que debo confesar que esta zapatilla me ha fascinado, porque la sensación de mis pies es como la de no llevar nada, pero sin dañarlos. Además de esto, los cortes a laser en la media suela y tanto en el talón como en el metatarsoson un gran plus, porque permiten amortiguar la entrada y tener un inicio de transición de la pisada suave, algo que sin duda todo corredor busca para sus pies.

Claramente, estas LunarGlide 8 han superado mis expectativas con creces.

Por Nahikari Legina, tester y especialista runner en Forum Sport. Cuarta en el Campeonato de España Promesa en Pista Cubierta 2017.

FacebookTwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud