¿Pero qué tienen que ver los dientes con mi rendimiento deportivo?

FacebookTwitter

Durante mucho tiempo hemos visto cómo a los deportistas nos sometían cada comienzo de temporada a revisiones como si fuésemos coches: una simulación de ITV en la que pasábamos por la consulta del podólogo, analíticas, pruebas de esfuerzo y un largo etcétera que nos daba el punto de partida de la nueva temporada. Pero hasta hace bien poco, nadie nos habló de la importancia de la “puerta de entrada” de nuestro cuerpo.

Nadie reparaba en la importancia de las patologías bucodentales, que generan afecciones en el resto del cuerpo: corazón, estómago, hígado y sistema músculo-esquelético. Estas bacterias, que se activan en las diferentes infecciones orales, se diseminan por el torrente sanguíneo produciendo patologías a distancia como disfunción eréctil, diabetes, problemas respiratorios, articulares, cardiovasculares y musculares.

cuidar-tu-boca-1-640-retoqueEn los últimos tiempos, diferentes estudios en biología molecular responsabilizan a los mediadores inflamatorios que se producen en las patologías bucodentales (sumados a los que ya de por sí se activan con el ejercicio físico intenso) de la disminución de la capacidad física en deportistas.

Qué patologías afectan al rendimiento deportivo

Caries y enfermedad periodontal: La caries produce focos infecciosos en el hueso que rodea a la punta de la raíz por afectación del nervio.
Fases de la cariesEn la enfermedad periodontal, las bacterias producen prostaglandinas e interleucinas (mediadores inflamatorios), que son capaces de producir patologías a distancia.Cuando se producen estas alteraciones en los tejidos de soporte del diente, la sangre tiende a coagular, produciendo bloqueos arteriales que llevan a problemas cardíacos.

El torrente de estas bacterias que provienen de las caries y problemas periodontales llega a los músculos, tendones y articulaciones.De este modo se justifican las contracciones musculares, astenia, afectación del tono muscular, la dificultad de recuperación e inflamación articular que se producen en deportistas, y cuya causa no se encuentra en ningún otro motivo, pero en cambio, sí padecen estas patologías orales.

Las ausencias dentarias: Generan una mala trituración de la comida, lo que conlleva una mala digestión, que desemboca en una disminución del rendimiento deportivo por no alimentarse de forma correcta.

Ausencia_dentaria
Las maloclusiones: El apiñamiento y mala colocación de los dientes favorece el acúmulo de placa bacteriana aumentando la incidencia de caries y enfermedad periodontal. En el momento en el que un deportista en edad adulta decide colocarse un aparato de ortodoncia para arreglar esta maloclusión, hay que tener en cuenta que los ortodoncistas trabajamos sobre unas bases óseas que ya no están en desarrollo, por lo que tenemos que recolocar en una posición ideal los dientes que llevan ahí desde los 6 años.

Api--amiento-dental1640

Esto supone que el paciente empezará a masticar de una manera diferente, por lo que tendremos que avisar al deportista de que será necesario trabajar durante todo el tratamiento de ortodoncia junto a un fisioterapeuta-osteópata que vaya reajustando el sistema músculo-esquelético a la nueva posición dentaria. Así evitaremos dolores articulares, cervicales, de cabeza y cadenas musculares posteriores.

Aspectos del deporte que producen una patología bucodental

Los golpes que se producen en ciertos deportes de contacto: Pueden provocar traumatismos en dientes, maxilares y articulación temporomandibular. En estos casos, la utilización de protectores dentales evitará estas alteraciones.

Las bebidas que utilizamos los deportistas: Son necesarias para mantener la hidratación y que nuestros músculos sigan funcionando, pero contienen potasio, sodio, carbohidratos (azúcares), minerales y electrolitos que generan acidez, lo que produce un mayor índice de erosiones dentales.

El estrés: Favorece el bruxismo (apretamiento dentario). Con esto, se aumenta el trabajo de los músculos bucales que afectan a la cabeza, cuello y espalda, produciendo contracturas musculares que desencadenan dolores de cabeza y espalda, aumentando la fatiga y disminuyendo el rendimiento deportivo.Estos casos se solucionan con la utilización de férulas de descarga colocadas por los odontólogos en la clínica dental (hay que evitar siempre las férulas que se venden en tiendas, ya que todas tienen que ser individualizadas y con las medidas exactas de cada persona para evitar que produzca el efecto contrario al que queremos conseguir, la relajación muscular.

Ferula-descarga-640-corregida2

Todas estas patologías que recoge la odontología deportiva pueden ser tratadas y en todos los casos evitadas si los deportistas realizan revisiones bucodentales cada 6 meses. Tras un gran vacío durante muchos años en este tema, podemos decir que cuando un deportista tenga una lesión muscular y/ó articular que se prolonga en el tiempo y cuya causa no se encuentra, debemos buscar en la boca, la gran desconocida y abandonada por la mayoría de atletas y en general, deportistas.

ThinkstockPhotos-532701925-salud-bucal-640

De nada nos sirve entrenar con cabeza, descansar las 8 horas diarias, seguir una dieta estricta de deportista, utilizar los mejores materiales en zapatillas y ropa técnica y tener la analítica ideal, si nuestra boca está llena de patologías que alteran nuestra herramienta, el cuerpo.
cuidar-tu-boca-ultima-foto-640Autor: Itxaso Escondrillas Azkúnaga (Licenciada en Odontología, y postgrado de ortodoncia)

FacebookTwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud