Minicrampones: ¿Cómo pueden ayudarte en la montaña?

La verdad es que el mundo de los crampones es extenso. Estamos acostumbrados a ver crampones automáticos, semiautomáticos, y clásicos, pero también existen los minicrampones. Hoy os voy hablar de estos últimos porque desde que los probé hace ya unos años son un accesorio fijo en mi mochila en invierno, y dependiendo de la actividad, incluso en verano. Se trata de unos crampones pensados para caminar y/o correr sobre la nieve o terrenos helados y resbaladizos. Aclaración muy importante: no son crampones para la práctica de alpinismo.

¿Cómo son estos crampones?

Yo he estado usando unos Camp Ice Master aunque son todos muy similares. Estos crampones son muy ligeros y ofrecen un gran agarre gracias a sus 12 puntas de acero templado pintado al polvo. Al estar ideados para andar y correr la zona delantera está articulada para asegurar una pisada más natural y se pueden usar tanto con botas como con playeras. Además, como es fácil que durante su uso nos encontremos con superficies irregulares o que pasemos de pisar nieve o hielo a pisar alguna zona de rocas, las cadenas que unen la goma con la parte metálica son de acero galvanizado ofreciendo una gran resistencia.

Este tipo de crampones no se ajustan a las diferentes tallas del pie mediante una pletina central como en los crampones clásicos. En este caso tenemos que optar por una de las cuatro tallas disponibles, que, como curiosidad, puedo decir que la parte de goma es la misma para las diferentes tallas y que lo que cambia es el número de eslabones que tienen las cadenas que unen las gomas con las partes metálicas que tienen las puntas:

  • Talla S (36/38) – 455 g el par
  • Talla M (39/41) – 478 g el par
  • Talla L (42/44) – 495 g el par
  • Talla XL (45/47) – 500 g el par

Comparando el diseño y las dimensiones de las puntas de este crampón con uno de alpinismo clásico podemos dejar de manifiesto que el uso recomendado de unos y otros es diferente. Mientras que los crampones clásicos son los que están diseñados para la práctica de alpinismo siempre en combinación con un piolet, los minicrampones no requieren en principio de material complementario indispensable. Todo irá en función de la habilidad de cada uno y del terreno por el que nos vayamos a mover. Si creemos que vamos a necesitar algún apoyo extra, unos bastones podrían ser la solución.

Pincha en la imagen para verla a tamaño completo

Uso recomendado de los minicrampones

Una vez descartado su uso para alpinismo, los podemos usar para caminar o correr por la nieve o zonas con hielo, en lugares llanos o de pendientes moderadas.  En invierno yo los llevo siempre encima porque aunque no esperes nieve te puedes encontrar con zonas heladas muy resbaladizas. Da igual que sea un tramo de 50 m: una mala caída por un resbalón puede ser muy dolorosa. Y en verano, si voy a andar por zonas altas en las que pueden quedar neveros también los llevo. El peso y el bulto son muy pequeños y te pueden sacar de algún apuro o ayudar a pasar algún tramo un poco más delicado.

En la siguiente imagen podéis ver cómo incluso a finales de julio te puedes encontrar nieve en la bajada desde la Brecha de Rolando (2.804 m) hacia el refugio de Sarradets, y cómo una persona sin crampones baja de culo usando como ancla una piedra puntiaguda. Este tipo de situaciones son las que podemos, y debemos, evitar con estos crampones.

Otra situación en la que agradecí cargar con los crampones en verano fue durante la ascensión al Pic du Midi de Bigorre (2.877 m) también en un mes de julio. El tramo no era extremadamente largo pero un resbalón podía terminar con tu cuerpo dolorido unos metros más abajo.

Cómo colocarse los minicrampones

La colocación del crampón en la bota o la playera es muy fácil y cómoda. Apenas tardas 10 segundos en colocar cada crampón tal y como se puede ver en la siguiente demostración:

Como veis, el crampón se coloca como si fuera un calcetín: primero se introduce la puntera de la playera, luego se ajusta en el talón, y finalmente se fija mediante una eslinga de nylon que tiene velcro. Para quitarlos sería hacer el proceso al revés.

Conservación y mantenimiento de los minicrampones

Estos crampones ahora vienen en una funda rígida que facilita su transporte. Antes venían en un saquito que también cumple con la función, pero es cierto que las puntas podían molestar un poco. Lo más importante es que cuando los guardemos para su almacenamiento estén perfectamente secos para evitar problemas de corrosión.

Su mantenimiento es mínimo. Lo recomendable para la limpieza de las gomas y la eslinga de nylon es usar agua fría (<30ºC) y un jabón neutro. Para las partes metálicas es mejor no usar jabón y limitarnos a aclararlas con agua limpia. Después hay que dejarlos que sequen bien en un lugar fresco, seco, oscuro y lejos de cualquier fuente de calor.

Vida útil de los minicrampones

El fabricante a este respecto indica que la vida útil de los crampones es de 10 años a contar desde la fecha del primer uso siempre que se hayan cuidado y almacenado correctamente. Es un dato muy bueno teniendo en cuenta que también tiene componentes de goma que con el tiempo suelen ir perdiendo propiedades.

Antes de cada uso, como con cualquier material de montaña y sobre todo de seguridad, es necesario hacer una pequeña inspección del estado de los crampones. Si no se aprecian daños visibles perfecto, pero si existe alguno de los siguientes defectos deberías renovarlos:

  • Puntas inferiores a 5 mm.
  • Presencia de fisuras tanto en gomas o metales, prestando especial atención a la unión entre la goma y la cadena.
  • Deformaciones en las partes metálicas.
  • Corrosión que no desaparece tras un ligero frotamiento con papel de lija.
  • Presencia de cortes o quemaduras en los sistemas de enganche.
  • Si tienes dudas sobre su estado.

Por mi experiencia personal puedo contar que casi lo aguantan todo. Es cierto que hay que cuidarlos, pero no son tan delicados como unos crampones de alpinismo. Si pisas alguna zona de piedras chirrían un poco, pero al no tener unas puntas tan afiladas ni tan largas el crampón sufre menos.

Conclusiones

Si buscas unos crampones que no te dé pereza llevar siempre contigo éstos son la mejor opción. Son ligeros, cómodos y apenas abultan nada. ¿Cuántas veces has dejado los crampones de alpinismo en casa por no cargar con ellos porque no estás seguro de si los vas a necesitar o no? Pues éstos te pueden sacar del apuro. Además, cada vez en más carreras de montaña están incluyendo estos pinchos como material obligatorio para garantizar la seguridad de los participantes. Por algo será, ¿verdad?

En cualquier caso, te recomiendo que leas el siguiente artículo sobre crampones de alpinismo para que veas las diferencias que hay entre unos y otros.

Puedes encontrar tus minicrampones en las tiendas de Forum Sport.

¡Nos vemos en las montañas!

 Por Igor Quijano, colaborador de Forum Sport.

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud
  1. Total,que alguno las ha utilizado para subir al Gorbea este Invierno y luego ahi vienen los sustos,se le salen debido a la pendiente y para botas rigidas no son buenas,demasiado flexibles,hay gente que va al monte con zapatillas de trail y con esos crampones y pasa lo que pasa,bajan la canal del Posets,por poner un ejemplo en Mayo y susto,se les rompen y se les sueltan.Hummm,Solo los aconsejaria para hacer carreras y en condiciones que no sean de hielo.A alta montaña se va con bota no en zapatillas.

    1. Hola Rafa,

      Gracias por tu comentario ya que va en la línea de lo indicado al comienzo del artículo:
      Se trata de unos crampones pensados para caminar y/o correr sobre la nieve o terrenos helados y resbaladizos. Aclaración muy importante: no son crampones para la práctica de alpinismo.

      Y también en la línea de lo indicado en el apartado de su uso recomendado:
      Una vez descartado su uso para alpinismo, los podemos usar para caminar o correr por la nieve o zonas con hielo, en lugares llanos o de pendientes moderadas.

      Nos gustaría aclarar que, en nuestra experiencia, estos crampones no se rompen ni se sueltan fácilmente si se colocan de manera adecuada. Son muchos los km. realizados con ellos en diferentes condiciones y nunca hemos tenido ningún susto de ese tipo.

      ¡Gracias por tu comentario!