¿Qué lesiones pueden producir los pies de gato?

Las lesiones producidas por los pies de gato son muy habituales entre los que practican la escalada, un deporte que está ganando mucha popularidad tanto a nivel recreacional como competitivo. Por ello, es importante que conozcas, dentro del ámbito de la podología deportiva, el comportamiento del pie, las lesiones más habituales, así como las características del calzado que se utiliza en este deporte, los pies de gato.

Los pies de gato favorecen el agarre que necesita el escalador para poder ascender por la roca y, a la vez, son los responsables de la mayoría de las lesiones del pie. Este tipo de calzado genera alteraciones biomecánicas en el pie provocando que, en su mayoría, los escaladores sufran dolores crónicos o patologías asociadas en el tobillo o en el pie, durante y/o después de la escalada. Las lesiones que con más frecuencia se producen en el pie son en tendones, ligamentos, articulaciones y en las uñas.

Veámoslo con más detalle.

¿Por qué pueden provocar lesiones los pies de gato?

Los pies de gato son un calzado ligero que se ajusta al pie con un sistema de cierre de velcro o de cordones. La suela ha de reunir unas características determinadas para conseguir mayor adherencia en la roca o en la pared artificial, por lo que incorporan una goma de caucho lisa de características especiales que varía dependiendo del modelo y de la marca.

Cuanto menos grosor o más blandas son las suelas, mayor sensibilidad y flexibilidad en la torsión del pie, con lo que los tobillos y dedos soportan más presión, pero para el escalador aporta más agarre.

Los pies de gato pueden tener un arco más plano o más acentuado dependiendo de la modalidad, del nivel y del criterio del escalador. Por lo general, están fabricados de forma que toda la fuerza que se ejerce con los dedos de los pies esté dirigida hacia el dedo gordo, aprovechando la potencia del primer dedo para desarrollar más fuerza tanto de agarre sobre pequeños agujeros o regletas, como de empuje para elevar el cuerpo.

Ahora bien, esta disposición del pie resulta poco natural y, si a ello se le suma la tendencia entre los escaladores de llevar los pies de gato apretados con tallas inferiores a su tamaño de pie normal, son la causa de multitud de lesiones.

Lesiones producidas por los pies de gato en la zona del antepié

La costumbre de llevar el calzado demasiado ajustado tanto en longitud como en anchura genera un aumento de presión a nivel del antepié aumentando el riesgo de lesiones en esta zona. Las articulaciones de los dedos se disponen de tal manera que favorece la instauración de los dedos en garra o en martillo, dependiendo de la morfología del deportista, volviéndose en ocasiones irreductibles.

Además, provoca la aparición de puntos de presión en las cabezas metatarsales (la parte almohadillada de la planta del pie), en la parte de arriba de los dedos, así como en los pulpejos y, en consecuencia, la aparición de durezas y callos, más frecuentes en el primero y el quinto dedo en la zona dorsal.

En los escaladores con más años de práctica deportiva es frecuente encontrar osteoartrosis de la primera articulación metatarsofalángica, hallux valgus (juanetes) o hallux rigidus (falta de movilidad del dedo gordo), tanto unilateral como bilateral.

Además, la compresión en el antepié que generan los pies de gato provoca un aumento de presión en las estructuras blandas, en los vasos sanguíneos y en los nervios, favoreciendo la aparición de las bursitis intermetatarsales, gangliones o causar un ligero hormigueo y entumecimiento del pie que en ocasiones se vuelve crónico, pudiendo aparecer el neurona de Morton.

Lesiones producidas por los pies de gato en las uñas

Las uñas también se ven afectadas por la posición que tienen los dedos en los pies de gato, así como por la colocación de los pies en las fisuras de la roca o en las presas del rocódromo, siendo las lesiones más frecuentes las roturas, las uñas encarnadas, los hematomas subungueales, los engrosamientos de las uñas, los hongos, las infecciones del lecho ungueal o las marcas de presión. En ocasiones, también se dan casos de aparición de laceraciones o contusiones en los pulpejos de los dedos.

Lesiones producidas por los pies de gato en la zona del retropié

En la zona del retropié, debido a  la presión y fricción que ejerce el borde posterior del calzado en el talón o por la utilización del talón como punto de agarre en la pared durante la ascensión, se puede generar una bursitis retrocalcánea, la deformidad  de Haglund o tendinopatías del tendón de Aquiles.

¿Qué puedo hacer ante las lesiones producidas por los pies de gato?

Como escaladora y podóloga, soy conocedora de que en la escalada el índice de problemas en los pies es más elevado que en el resto de la extremidad inferior, por lo que es importante que el podólogo deportivo sea un punto de referencia para el escalador.

Para tener un buen protocolo de actuación en la prevención y en el tratamiento de las lesiones del pie que puedan producirse en la escalada, es importante que los podólogos deportivos tengamos conocimiento de los pies de gato que el escalador utiliza, de su particular gesto deportivo, así como de las lesiones que con más frecuencia presenta durante la actividad.

Es cierto que en la escalada la mayoría de las lesiones de los pies provienen de los pies de gato y éstos están bajo las pautas de la industria y de los gustos de los escaladores, pero esto no evita que los podólogos deportivos demos las pautas adecuadas y necesarias para mantener saludables los pies antes, durante y después de la práctica de la escalada.

Y, recuerda: aunque los pies sufran, si lo tuyo es la escalada, no dejes de practicarla, que sus beneficios son muchos y merecen la pena.

Begoña García (Podóloga deportiva y especialista en biomecánica)

Un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud
  1. Buenas tardes, mi nombre es Natalia y llevo casi 2 semanas con un dolor en mi dedo gordo del pie derecho (en la parte próximal) y en la almohadilla, lo que me produce dolor e incomodidad al apoyar el antepie, no he escalado, el dolor cede por días. Me han recetado antiinflamatorios y medios físicos (calor/frío) pero no mejoro 🙁