Cómo cuidar tus pies en la montaña

En este artículo te vamos a mostrar cómo cuidar tus pies en la montaña para que disfrutes de tus excursiones de forma placentera y con unos pies sanos y felices.

Y es que, cuando se trata de ir a la montaña, los pies son la herramienta más importante que tienes. Unas piernas fuertes, una adecuada nutrición, una buena fortaleza mental son fundamentales, pero si los pies no están bien, nada de eso importa. Estés haciendo excursiones de un día o travesías de varios días, no cuidar tus pies en la montaña es arriesgar mucho.

Cuando caminamos por la montaña, los pies son los que más sufren: se llevan multitud de impactos y soportan el peso de todo nuestro cuerpo, más el de la mochila.

Si empiezas a sentir dolor en alguna parte del pie, si notas algún roce o si aparece una ampolla… ¡alerta! No son buenas noticias. Lidiar con un dolor así en los pies durante largas travesías puede llegar a ser desalentador y mentalmente agotador.

¡Cuidar tus pies en la montaña es fundamental! Y este cuidado empieza antes de que comiences tu aventura y no finaliza cuando alcanzas tu objetivo en la cima: ¡Sigue estos consejos!

1. Prepara tus pies para la travesía

Como decía, cuidar tus pies en la montaña comienza antes de que des un solo paso: una correcta higiene de tus pies es fundamental. Lávate bien los pies con agua jabonosa templada y sécalos convenientemente prestando especial atención al espacio entre los dedos para evitar la aparición de hongos.

Cuidado de los pies en la montaña

Con los pies bien secos, puedes aplicar vaselina en las áreas problemáticas de tus pies donde otras veces hayas tenido ampollas y/o en las zonas de mayor riesgo (talones, zonas laterales y dorsales de los dedos). Vigila que tus uñas estén bien cortadas. Recuerda, siempre rectas y no curvas, para evitar que se nos claven por los lados y que no haya ningún pico saliente que pueda clavarse en los dedos contiguos.

Para evitar las ampollas, mantén tus pies bien hidratados, ya que una piel seca tiene más posibilidades de sufrir fricción. Puedes aplicar por las noches una crema específica para mantener una adecuada hidratación de los pies. Y si tienes algún callo o dureza, te recomiendo que visites a un podólogo antes de iniciar tu ruta para que te haga el tratamiento adecuado.

2. Elige bien tus calcetines

La elección correcta de los calcetines es clave para cuidar tus pies en la montaña, evitando así molestias y contratiempos innecesarios. Los calcetines se deben adaptar bien a tu pie, sin que se te hagan pliegues o te aprieten demasiado. Tal como os comentamos en el artículo de las ampollas, debes usar calcetines técnicos, de telas sintéticas que evacúan el sudor y la humedad de tus pies, sin costuras y con superficie lisa.

3. Escoge tu calzado en función del terreno

Las zapatillas o botas que lleves en la montaña son un aspecto fundamental para la comodidad y la salud de tus pies. Debes escoger el calzado en función del terreno y de la actividad que vayas a realizar, fijándote en aspectos como la impermeabilidad, la transpirabilidad, la suela, la caña (alta o baja), la flexibilidad, la dureza, entre otros. Si tienes dudas, plantéaselas a los profesionales de Forum Sport y ellos te aconsejarán para escoger el modelo que mejor se adapte a tus pies.

cuidar tus pies en la montaña

Cuidar tus pies en la montaña significa no hacer nunca una travesía larga con botas nuevas o con botas que no hayas usado durante mucho tiempo. Úsalas primero en excursiones más cortas y de menor complejidad para que se vayan adaptando a tus pies, y así te asegurarás el poder usarlas con garantías en travesías más largas.

Las zapatillas o botas que lleves deben ajustarse a tu pie de tal manera que el pie quede sujeto, pero no apretado: debe haber el espacio suficiente para que, cuando bajes una pendiente no choquen las uñas de los dedos con la puntera de tu zapatilla o bota. Y si utilizas plantillas personalizadas, no olvides introducirlas.

4. Las dos reglas clave durante la travesía para cuidar tus pies en la montaña

Hay dos reglas muy importantes que debes seguir durante la travesía, sobre todo en tiradas largas:

Regla 1: Nunca ignores una rozadura. Una rozadura es el grito de advertencia que nos envía el pie de que ahí saldrá una ampolla si no hacemos algo antes de que empeore. No ignores esta advertencia del pie. Tómate tu tiempo para ajustar el calzado, cubrir la rozadura y tomar las medidas necesarias para evitar que salga la temida ampolla. Yo siempre recomiendo llevar un botiquín básico con apósitos, esparadrapo y antisépticos para poder tratar pequeñas lesiones que puedan salir durante la caminata.

Regla 2: Lleva siempre unos calcetines de repuesto: Si te sudan mucho los pies o si cruzas ríos o barro y tus calcetines se empapan, te alegrarás enormemente si unos calcetines secos te esperan en la mochila. Y si llevas una pequeña toalla que te permita limpiar y secar completamente tus pies, mejor todavía.

cuidar tus pies en la montaña

5. Dales cariño al acabar la aventura

Terminada la jornada de montaña, nuestros pies estarán cansados y recalentados. Es momento de dedicarles un tiempo extra de cuidados. En primer lugar, lávalos bien con agua jabonosa templada y luego con agua fría. Sécalos bien. Un masaje en los pies y en las piernas te ayudará a disminuir la sensación de fatiga y pesadez gracias a la estimulación del retorno venoso. Utiliza un aceite o un gel frío para darte este masaje. Aprovecha para hacer estiramientos, movilizar las articulaciones y masajear la planta del pie.

Y ahora sí que sí, relájate y ponte unas chanclas que dejen a tus pies ventilarse al aire. Finalmente, y antes de acostarte, puedes aplicar de nuevo vaselina o una crema hidratante que rehidratará y devolverá la elasticidad a la piel de los pies tras el esfuerzo.

Siguiendo estos consejos para cuidar tus pies en la montaña, podrás hacer frente a todos tus retos. Y como seguro que eres de los/as que hace una lista antes de una travesía para que nada se te olvide, recuerda incluir el cuidado de tus pies en ese listado. Ahora sal de la cuidad, y… ¡disfruta de la montaña!

cuidar tus pies en la montaña

Begoña García (Podóloga deportiva y especialista en biomecánica)

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud