Test chaqueta Spire Mimic Hood, de Haglöfs: La capa 2,5

Hoy probamos la chaqueta Spire Mimic Hood, de Haglöfs. Una empresa que fue fundada en Suecia en el año 1914, por Wiktor Haglöf. En un país con un clima realmente exigente, Haglöfs orientó su producción textil hacia prendas duraderas, funcionales y sostenibles. Y eso se nota en esta prenda. ¡Descubre cuáles son los detalles que hacen de esta chaqueta, una prenda imprescindible de montaña!

Cuando describimos de forma tradicional la forma de vestirnos por capas, encomendamos el aislamiento térmico a la segunda capa, y la protección de la lluvia y el viento a la tercera. Pero tenemos ante nosotros una chaqueta, la Spire Mimic Hood, que no es un chubasquero, aunque protege del agua, y no es un forro, pero abriga más que ellos.

¡Estamos ante una versátil capa 2,5!

Su parte exterior está fabricada con Pertex Quantum. Un material a base de poliamida obtenida mediante reciclaje y caracterizado por estar fabricado con finísimos filamentos tejidos muy prietos entre sí, lo que le proporciona una gran resistencia, evita el paso del viento y resulta muy ligero: entre 29 y 35 gramos por metro cuadrado.

Además, esa forma de tejerlo, junto a un tratamiento DWR (Durable Water Repellent) que se realiza sin clorofluorocarbono, para respetar el medio natural, le proporcionan resistencia al agua, aunque sin llegar a ser impermeable.

 

 

Materiales internos

Por otra parte, el Pertex Quantum tiene la interesante cualidad de ser transpirable, por lo que esta chaqueta sería utilizable durante la actividad física, si las condiciones ambientales la hacen necesaria.

Como material de aislamiento interno, no lleva pluma, sino un relleno de material sintético denominado Mimic Gold. Se trata de un filamento hueco y en forma de hélice, fabricado con poliester, que no absorbe agua.

 

Spire Mimic Hood

 

Con él se forman una especie de esferas, de tal forma que el aire queda atrapado tanto en el interior del hilo como en el de las esferas, proporcionando un buen aislamiento, aunque no tanto como el de la pluma natural.

Sin embargo, la ventaja del Mimic Gold frente a la pluma es que soporta la presencia de humedad con una mínima pérdida de su capacidad para guardar el calor, mientras la pluma se apelotona al mojarse y pierde capacidad aislamiento, por lo que las prendas que la utilizan están indicadas para abrigarse una vez finalizada la actividad y no durante ella.

 

Spire Mimic Hood

 

Por otra parte, esas bolitas de material sintético tienden a mantener su volumen mejor que otras opciones, por lo que no necesitan tantos compartimentos para mantenerlas separadas  y esponjosas.

 

Materiales externos

De hecho, la chaqueta que probamos tiene su acolchado formado por huecos de mayor tamaño que otras prendas, lo que reduce las puntadas de cosido y los consiguientes puntos fríos, que podemos apreciar en las termografías como líneas de color más amarillo que siguen cada costura.

 

Spire Mimic Hood

 

Por otra parte, si nos fijamos, veremos que no toda la superficie de la prenda está acolchada. En algunas zonas se recurre a tejidos elásticos, para facilitar los movimientos, como ocurre en la parte inferior de las mangas, la zona axilar y los laterales del tronco.

Y para evitar que esas zonas sin acolchar sean frías, se protegen con una lámina del aislante QuadFusion©, fabricado también con filamentos helicoidales huecos de poliester, que protege también la capucha.

 

Análisis de los detalles

Tras describir los materiales con los que está hecha la chaqueta Spire Mimic Hood de Haglöfs, pasemos al análisis de sus detalles. Se trata de una chaqueta con capucha fija dotada de un buen aislamiento térmico en ella, aspecto importante, puesto que la cabeza, cara y cuello carecen de buenos mecanismos vasoconstrictores y suelen perder una gran cantidad de calor.

En la zona anterior de la capucha, un ligero refuerzo forma una muy práctica visera. El conjunto se puede ajustar mediante una goma que recorre tanto el cuello como la región frontal, y se regula mediante una tanka.

 

 

Bolsillos

En cuanto a los bolsillos, la chaqueta está dotada de dos de acceso lateral y amplio, cercanos a la cintura, y otro más, en la región precordial, con menor tamaño de acceso, pero buena capacidad interior. Los tres se cierran mediante cremalleras, con discretas solapas los inferiores, y con sus correspondientes tiradores todas ellas para facilitar su uso con guantes.

Un detalle muy discreto, pero fundamental, de la construcción de los bolsillos es que su contenido queda ubicado detrás del acolchado aislante, en el espacio interior, y protegido del frío externo. Esto es vital para conservar una buena temperatura en su interior y alargar la duración de las baterías de teléfonos o talkys que podamos llevar a mano, en ellos.

 

Spire Mimic Hood

 

La importancia de cerrar correctamente los bolsillos cuando no vamos a utilizarlos se aprecia en las termografías que hemos realizado, en las que se muestra claramente la fuga de calor que sufrimos si los llevamos abiertos.

El cierre principal de la chaqueta se hace con una cremallera de cursor simple cuyo dentado queda visible, pero dispone de una solapa interior que limita sus pérdidas térmicas.

 

 

En su extremo superior, la cabeza deslizante es cobijada bajo un doblez de la citada solapa, lo que evita que pueda rozarnos.

En cuanto al ajuste inferior al cuerpo, la chaqueta Spire Mimic Hood dispone en esa zona de un tejido elástico que impide la entrada de aire, al igual que ocurre en las mangas, cuya mitad no acolchada acaba en una amplia banda elástica para adaptarse a la muñeca.

 

Chaqueta Spire

 

Una característica importante en el material que llevamos a la montaña es el peso. La chaqueta de Haglöfs que hemos testado es una talla M, y su peso se queda en 445 gramos.

 

Tamaño

Por otra parte, también nos importa el tamaño que tiene una prenda cuando no la estamos usando. Frente a otras opciones de segunda capa, como los forros polares, cuyo volumen no puede reducirse, hemos apreciado que la chaqueta Spire Mimic Hood se puede comprimir sustancialmente, con lo que ocupará menos espacio en la mochila, aunque tendremos que agenciarnos una bolsa, puesto que ella no la aporta.

 

Chaqueta Spire

 

En conclusión

 

Se trata de una cómoda, eficaz y versátil prenda que cubre sobradamente los requisitos de una segunda capa, en cuanto a proporcionar aislamiento térmico. Además, nos protege del viento y, sin llegar a ser impermeable, también del agua y la nieve, cumpliendo algunas de las funciones de una tercera capa.

 

Chaqueta Spire

 

Mantiene sus propiedades en ambiente húmedo, seca rápidamente y tiene la capacidad de permitir la transpiración del sudor mejor que un chubasquero tradicional.

La Spire Mimic Hood de Haglöfs es una interesante capa 2,5.

 

 

 

Por Kepa Lizarraga, especialista en Medicina del Deporte y Mikel Lizarraga, Analista físico-químico. Ambos colaboradores de Forum Sport.

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *