Pantalones impermeables en la montaña: cómo elegirlos y cuándo usarlos

FacebookTwitterGoogle+

¿Os habéis fijado en que aguantamos mejor el frío en las piernas que en el tronco? Cuando andamos, los grupos musculares que más trabajan generan más calor, y éste compensa las pérdidas debidas al frío ambiental. Pero todo tiene un límite.Cuando las condiciones en la montaña se vuelven duras, pueden superar nuestra tolerancia y es entonces cuando necesitaremos unos pantalones impermeables que nos den un extra de protección. 

En este post te damos las claves para elegirlo correctamente y te recomendamos el TRX2 SHELL PRO PANT, de Trangoworld, como ejemplo de unos excelente pantalones impermeables.

Esos días de lluvia intensa e incesante, de nieve, viento y frío que se prodigarán en invierno son situaciones en que agradeceremos contar con unos pantalones impermeables en la mochila. Pero también pueden venirnos bien cuando, tras algún chubasco, tenemos que andar por zonas de hierba o vegetación alta, que irá dejándonos en las perneras del pantalón toda el agua recogida.

Evidentemente, no pediremos las mismas cualidades a los pantalones impermeables que llevaremos puestos durante todo el día en jornadas invernales y de alta montaña que a los que permanecerán casi toda su vida útil en la mochila para salvarnos del aguacero ocasional.

¿Qué cualidades debemos valorar en unos pantalones impermeables para el duro invierno?

1. Impedir el paso del agua y del aire

La impermeabilidad se mide mediante diversos tipos de test, pero el que más se oye en nuestro entorno montañero es el de cuántos milímetros de columna de agua soporta el tejido sin calar. Por lo general se considera que una prenda que soporta 10.000 mm de columna de agua es suficientemente impermeable para soportar bastante más que un chaparrón. De esa cifra hacía arriba cabe esperar una mejor protección frente al agua y, hacía abajo, su impermeabilidad será menor.

A la hora de escoger pantalones impermeables, cuanto más alta sea la cifra de milímetros de columna de agua, más resistente a ella será la prenda. Pero tenemos que pensar que este tipo de pantalón será utilizado haciendo ejercicio físico, incluso con cierta intensidad. Si el equilibrio entre la temperatura corporal en actividad, la temperatura exterior y el aislamiento de la ropa que llevamos no es adecuado, el cuerpo sudará para intentar eliminar el exceso térmico al evaporar ese líquido.

En esa situación, una prenda totalmente impermeable, como pudiera ser un plástico de embalar, guardaría todo el sudor y acabaríamos empapados por él; desde dentro. Eso provocaría una pérdida muy importante de la capacidad de aislamiento térmico, fatal en un entorno agresivo de montaña.

Para evitarlo, y perdonar parcialmente así nuestro error al vestirnos en exceso, las prendas modernas utilizan membranas que, resistiendo el paso del agua exterior, permiten en cierta medida la salida del sudor evaporado.

La cualidad de que eso ocurra, o capacidad de transpiración, se mide en gramos de agua evaporada por metro cuadrado de membrana y durante 24 horas de prueba. Pero los resultados pueden ser poco fiables para ser trasladados del laboratorio a la calle, en la que las temperaturas del interior y exterior de la prenda son cambiantes. Además, las membranas no funcionan igual estando secas que húmedas.

2. Resistencia Textil a la Evaporación

Desde luego que hay otros test de laboratorio, pero si no se utiliza el mismo con todos los tejidos, malamente podemos comparar los resultados y escoger de forma fiable. Una de las formas de medida es la RET o Resistencia Textil a la Evaporación. Cuanto menor sea esa cifra, mejor evacuará la prenda el sudor. Lo que ocurre es que no es fácil encontrar ese dato entre las informaciones que las etiquetas nos aportan.

Como referencia, diremos que una capacidad “media” de transpiración, apta para actividades poco enérgicas, oscila entre los RET 13 y 20. Si lo nuestro va a ser más intenso, deberemos buscar valores más bajos. ¡Pero ojo! No olvidemos que en buena medida el funcionamiento de los pantalones impermeables dependerá también de qué tipo de prendas llevemos por debajo. Si las interiores no facilitan la salida del vapor de agua, poco podrá hacer esta capa externa.

Y en cuanto a la impermeabilidad, el simple contacto con el cuerpo puede alterarla, tal como ocurre con las tiendas de campaña de dos capas cuando hacemos que ambas se toquen. Además de las características técnicas que hemos citado, los pantalones impermeables ideales deberán cumplir otros requisitos no menos importantes.

En qué debes fijarte a la hora de comprar pantalones impermeables

  1. Unos pantalones impermeables deberán permitirnos hacer movimientos amplios de piernas, como los que nos exige andar en terrenos abruptos elevando mucho las rodillas, o saltar un riachuelo.
  2. En algunos casos veremos que algunas opciones tienen zonas “conformadas” para facilitar esos gestos.
  3. También será de agradecer que cuente con bolsillos propios o permita el acceso a los del pantalón interior, para poder utilizar lo que tengamos en ellos sin dificultades.
  4. Evidentemente, los bolsillos y cremalleras deberán contar con tiradores, para poder manejarlos con guantes, y estar protegidos o ser resistentes para evitar la entrada de agua.
  5. En aquellos pantalones impermeables destinados a los entornos más duros, como la montaña invernal, procuraremos que sus cremalleras y sistemas de sujeción nos permitan ponérnoslos sin quitarnos el calzado. Hay que tener en cuenta que, si no hemos salido de casa, del vehículo o del refugio con ellos puestos y se hacen necesarios, no nos hará ni pizca de gracia tener que descalzarnos en medio de la nieve o de un aguacero.
  6. Otros detalles en que nos fijaremos a la hora de escoger nuestros pantalones impermeables serán los sistemas de ajuste que tenga en cintura y tobillos, así como si cuenta o no con polaina interior, especialmente en los pantalones más técnicos. Es importante poder sujetar bien esa polaina a la bota, para evitar que la nieve profunda la desplace hacia arriba al hundirnos en ella y se cuele en el calzado.
  7. Y no podemos olvidarnos de los refuerzos. Las zonas de mayor roce, como rodillas, posaderas y zona de contacto de los tobillos entre sí, sufren desgastes mayores y riesgo de enganchones, por ejemplo, con los crampones, por lo que deben contar con tejidos que eviten desgarros y una rápida pérdida de la impermeabilidad.

pantalones impermeables

TRX2 SHELL PRO PANT, de Trangoworld

Como un buen ejemplo de pantalones impermeables súper técnicos, veamos los detalles del modelo TRX2 SHELL PRO PANT, de Trangoworld. A simple vista, este pantalón da confianza y sugiere buena protección frente a los elementos. Sus múltiples detalles técnicos y el sólido material llevan su peso hasta los 722 gr en la prenda de talla L que hemos testado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Éstas son las principales características de estos pantalones impermeables:

  • Dispone de ajuste superior mediante cintura elástica, ceñidores con velcro y tirantes, con la particularidad de que estos pueden ser retirados en caso de no ser necesarios.
pantalones impermeables

Ajuste de la cintura y el bolsillo

  • La cintura se eleva ligeramente en la parte posterior, protegiendo la región lumbar cuando nos agachamos.
  • Por ambos laterales, descienden hasta el final de la pernera sendas cremalleras de doble cursor, permitiendo una apertura total del pantalón, lo que facilita ponérselo sin necesidad de quitarse el calzado, o incluso con los crampones puestos, lo que es muy de agradecer en momentos comprometidos.
pantalones impermeables
  • En la parte baja de las perneras encontramos un ajuste mediante velcro, a la par que protecciones de kevlar, especialmente elevadas en la cara interior de ambas. Justo la que más riesgo sufre de recibir roces e incluso enganchones con las puntas de los crampones.
pantalones impermeables

Protección de kevlar en el bajo de la pernera.

  • Abierta la cremallera desde abajo, queda a la vista una polaina fija interior, con cierre mediante velcro y corchete.
pantalones impermeables
  • Su puño de ajuste presenta varios detalles de interés, como la goma que forra el interior, de excepcional adherencia, para sujetarse bien a la bota de monte, o el gancho que permite sujetarla al cordaje superior del calzado y asegurar que la nieve profunda no desplace la polaina hacia arriba y se cuele en el interior.
  • Cuenta con dos bolsillos en posición habitual y otro a la altura del muslo izquierdo. Todos ellos cerrados mediante cremalleras impermeables. Y justo bajo ese bolsillo del muslo se aprecia que las rodillas están preformadas, para facilitar la flexión.
  • Además de esos detalles de diseño, el material empleado para fabricar este pantalón es la poliamida, confiando la impermeabilidad, transpirabilidad y defensa del viento a una membrana Gore-Tex Pro que asegura unas buenas prestaciones, habiendo mejorado la capacidad de transpiración en un 28% respecto a sistemas anteriores.

En resumen, estamos ante unos pantalones impermeables de altas cualidades, aptos para retos en condiciones climatológicas duras o para las exigencias de profesionales de la montaña.

Sin ir más lejos, yo mismo voy a meterlos en la maleta cuando dentro de unos días parta hacia Pakistán. Como doctor, tengo el honor de formar parte del equipo de la expedición de Alex Txikon que tiene como objetivo intentar la primera ascensión invernal al K2. A la vuelta de la expedición os contaré con todo detalle cómo nos ha ido en este blog: pero eso será ya en 2019 así que… ¡Felices Fiestas!

Por Kepa Lizarraga (Especialista en Medicina del Deporte y colaborador de Forum Sport).

FacebookTwitterGoogle+

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud