Test Bestard Breithorn Lite: perfectas para largas travesías

FacebookTwitter

Debo confesar que siento cierto cariño por esta firma nacida en la isla de Mallorca. No en vano, uno de sus modelos me acompañó, hace años, al campo base del Everest y, después, cruzó conmigo un par de veces una anárquica y preciosa combinación de GR-10, GR-11 y Alta Ruta Pirenaica, para enlazar el Cantábrico y el Mediterráneo.

Quienes tenemos a cuestas cierta experiencia (o años), al ver el modelo Bestard Breithorn Lite sentiremos el afecto de lo conocido desde siempre: buen cuero, buena suela Vibram, protecciones en las zonas críticas y un mínimo de costuras.

UPPER

La parte superior está construida en una sola pieza de cuero Nobuk, el de más calidad, para conseguir transpirabilidad y suavidad: y su puntera está protegida por un casco de caucho bien dimensionado.

Si aflojamos el cordaje y levantamos la lengüeta veremos que ni tan siquiera en los laterales del fuelle formado hay costuras por las que pueda entrar el agua. El grosor de la lengüeta es apreciable en toda su longitud. Esto es importante en los descensos, donde materiales de poco espesor o densidad pueden hacer que, al apoyarse con fuerza nuestro empeine, las cuerdas lleguen a comprimir los tendones y vasos sanguíneos que van hasta los dedos.

Podemos resaltar que la altura de la bota en la zona del maléolo externo respecto al apoyo del talón llega a los 15 cm., ofreciendo una buena protección lateral a la articulación del tobillo. En ocasiones, una caña elevada puede molestar el normal movimiento de flexo-extensión del pie, comprimiendo la parte posterior al tendón de Aquiles. Para evitarlo, la Breithorn Lite hace una escotadura posterior y su altura se queda en 11,8 cm, protegiendo lateralmente el tendón, pero sin rozarlo atrás, especialmente durante la extensión del pie. Con ese mismo objetivo, el cuero de la carcasa es 5 cm más bajo en ese borde posterior, siendo sustituido en la zona por el suave mullido del cuello de caña acolchado.

INTERIOR

Para aportar un tacto suave, impermeabilidad y transpiración, el interior de la bota está forrado en Gore-tex Performance Comfort, debiendo puntualizar que en el par testado hemos apreciado algunos pliegues en ese calcetín.

SUELA

En contacto con el suelo vemos una resistente suela Vibram Foura con detalles que nos hacen esperar una buen agarre en terrenos de baja adherencia, tanto en ascenso, por el perfil de los primeros centímetros anteriores, como en descenso, donde la inclinación del borde anterior del taqueado y el agresivo perfil del inicio del tacón prometen una buena mordida en terrenos blandos resbaladizos.

El diseño de la suela en su parte posterior y tacón facilita el agarre en descenso.

 

Además, la forma del tallado de todos los tacos sugiere una buena función de autolimpiado, evitando acumulaciones de barro y de nieve que pudieran dejar sin efecto el relieve de la suela.

El perfil de los tacos en la puntera mejora el agarre en terreno blando y su forma facilita el autolimpiado.

 

MEDIASUELA

Entre el caucho y la carcasa de la bota hay capas de EVA que aportan ligereza y amortiguación a la base de apoyo. La palmilla de esta bota no es rígida, sino que permite una flexión adecuada a la altura del metatarso, facilitando el andar sin restar protección. A cambio, no podrá utilizarse con crampones automáticos.

Para añadir comodidad, en el interior encontramos una plantilla conformada, con tejido absorbente en su cara posterior, la más cercana al pie, y con ciertas perforaciones para facilitar el paso del sudor hacia abajo, manteniendo más seco el pie.

En la cara inferior de esa plantilla encontramos, en cambio, un complejo relieve de canales y oquedades que, además de amortiguar los pasos, dan espacio al sudor y mejoran la ventilación y posible secado. ¡Y con tan solo 20 gramos de peso!

CORDONES

A la hora de ajustar la bota al pie, la Breithorn Lite ofrece 7 pares de puntos de anclaje para la cuerda. Los 4 primeros, comenzando por la puntera, son anillas metálicas de un par de tipos, por las que desliza fácil su cordón cilíndrico de tacto agradable. La quinta anilla queda a la altura de la zona de flexión del tobillo, y es especial: autoblocante. Esto nos permite hacer un atado diferenciado en dos zonas del pie.

Anilla autoblocante.

 

Por ejemplo, podemos llevar bien prieto el pie hasta el final del empeine, evitando que se mueva hacia delante en los descensos, y sujetar con menos tensión la zona del tobillo, si el terreno y nuestro gusto lo piden. Y para facilitar su uso, los dos últimos pares de puntos de atado son ganchos de lazado rápido y permiten sujetar de forma adecuada la caña de la bota al tobillo y zona inferior de la tibia y del peroné.

En resumen, estamos ante una buena bota “todo terreno”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Mikel y Kepa Lizarraga, especialistas en Medicina del Deporte y colaboradores de Forum Sport.

FacebookTwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud