Fotografía de paisajes de montaña: Cómo lograr la foto perfecta

FacebookTwitter

Nos gusta la montaña y nos gustan sus paisajes. De hecho, ese suele ser uno de los motivos por los que muchas veces subimos a las cimas más altas. Así que la fotografía de paisajes de montaña siempre ha sido una de nuestras inquietudes: ¿Cómo lograr la foto perfecta? Te damos diez consejos muy valiosos…

Llevar la cámara de fotos y el trípode a cuestas puede resultar un esfuerzo extra que tendrá su recompensa si somos capaces de planificar correctamente la actividad. Si tienes dudas sobre qué equipo llevar encima puedes echar un vistazo a este otro artículo.

Ahora viene la parte que menos nos gusta: sí, muchas veces conseguir una buena foto de paisaje requiere poner el despertador a unas horas en las que normalmente estarías disfrutando de tu quinto sueño. Lo bueno es que hoy en día tenemos a nuestra disposición diferentes aplicaciones para móvil y para ordenador que nos permiten conocer con anticipación por dónde y a qué hora saldrá el sol y la luna, e incluso dónde podremos fotografiar la vía láctea. Así, antes de estar en algún lugar por primera vez podremos organizarnos con mucha precisión. Nadie dijo que esto fuera fácil, pero es lo que nos gusta, ¿verdad?

Paisajes hay muchos, y cada persona los percibe y los disfruta a su manera. Pero si seguimos una serie de consejos la experiencia será sin duda muy satisfactoria.

Aquí van los consejos:

1- Dispara en RAW. Todas las cámaras réflex, y muchas cámaras compactas también, te dan la opción de disparar en formato raw. No lo dudes, aunque el archivo ocupe más megas este formato te permite guardar en bruto el máximo de información posible y en el proceso de revelado podrás recuperar más detalles y corregir cualquier problema con el balance de blancos y lo agradecerás.

2- Elige el objetivo adecuado. Lo habitual será emplear objetivos angulares (24-35 mm) o incluso súper angulares (16-24 mm). De este modo, en una única toma podremos cubrir grandes superficies. El uso de teleobjetivos no está reñido con este tipo de fotografía y en ocasiones nos permiten extraer partes del paisaje muy interesantes que con un gran angular pasarían desapercibidos, pero no es lo más habitual.

3- Controla la profundidad de campo, que no es otra cosa que las zonas que quedan correctamente enfocadas en una fotografía. Es importante dominar este concepto para conseguir que toda la escena quede nítida. Así que por norma general habrá que cerrar el diafragma en torno a f/11 y dominar también el concepto de distancia hiperfocal

4- Atiende a la regla de los tercios. Aquí toca tomar decisiones. ¿Qué quiero que domine la foto? ¿El paisaje terrestre o el cielo? Generalmente situar el horizonte en el medio consigue fotos poco expresivas. Un consejo, utiliza un nivel de burbuja para que el horizonte no salga torcido.

5- Usa el trípode. Muchas veces nos da pereza cargar con el trípode pero no hay que olvidar que es un gran aliado para conseguir fotos muy nítidas o hacer exposiciones más largas que a pulso resultarían imposible. Normalmente un trípode de viaje o uno compacto pueden servir y no es necesario cargar con el más grande y pesado del mercado para evitar sacar fotos trepidadas.

6- Usa un filtro de densidad neutra ya que nos permitirá prolongar las exposiciones cuanto deseemos y así podremos conseguir ese efecto de aguas sedosas que tanto nos gusta.

7- Estudia la luz. Este factor dependerá inherentemente de la hora del día (o de la noche) en la que estemos. Las horas centrales del día suelen arrojar luces y sombras demasiado fuertes y es preferible evitarlas. En otras ocasiones, como cuando estamos haciendo una travesía larga de montaña, esta planificación no será posible y habrá que lidiar con las condiciones del momento. En cualquier caso, no olvidéis que un día nublado también nos puede regalar bonitos paisajes.

8- Aporta escala a la foto. Siempre decimos que en la montaña nos damos cuenta de que somos muy pequeños ante la grandeza de la naturaleza, ¿verdad? Pues prueba a incorporar algún elemento protagonista que ayude a percibir esa sensación.

9- Adáptate a la época del año. No es lo mismo fotografiar en otoño, invierno, primavera o verano. Cada estación tiene sus particularidades y encantos así que intenta aprovechar el potencial de cada época. Los bosques en otoño cogen unos colores espectaculares, las montañas nevadas ofrecen unas estampas mágicas, la floración en primavera regala paisajes llenos de colores y las puestas de sol en verano suelen ser memorables.

10- Usa un geolocalizador. Hoy en día muchas cámaras traen incluido un receptor gps para poder georeferenciar las fotografías. Si tu cámara no lo trae puedes buscar un receptor externo. De este modo nunca tendrás dudas de dónde sacaste esa foto que tanto te gusta.

¿Tienes el equipo listo?

Ahora ya sólo te queda elegir el destino, organizar la actividad y preparar todos los bártulos. No tengas miedo a disparar tu cámara y a probar nuevos encuadres. Así es como se aprende y como se disfruta de la fotografía. ¡Nos vemos en la montaña!

Por Igor Quijano (Colaborador de Forum Sport y fotógrafo en eventos deportivos de montaña).

FacebookTwitter

3 Comments

Lourdes

La información ha sido muy practica y además estaba muy bien ecpuesta par mí que soy una beófita. Un saludo L.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud