Las 5 claves para elegir bien tu mochila de montaña

FacebookTwitter

Para movernos por la montaña con seguridad y autonomía nos hacen falta muchas cosas, ya que hemos olvidado la mayor parte de los conocimientos que, milenios atrás, nos hacían autosuficientes en la naturaleza.

¿Cómo llevaremos a cuestas la ropa, alimentos sólidos, bebida, refugio, herramientas para cortar, para hacer fuego, para iluminar, útiles para atar, para apoyarnos, para orientarnos…?

Necesitamos una mochila que, como hará una larga vida con nosotros, debe ser minuciosamente escogida. Pero ¿cómo escoger entre tanta variedad la mochila que necesito?

Éstos son los cinco aspectos clave que debes tener en cuenta:

elegir_mochila_11. El Tamaño

En primer lugar, deberemos decidir el tamaño que nos conviene: grande, si pensamos utilizarla principalmente en marchas veraniegas de varios días y en fines de semana invernales, o más reducida, si es para salidas de un solo día.

Lo ideal sería contar con una de cada tamaño pero, si eso no fuera asumible, te recordamos que muchos modelos grandes permiten reducir su volumen gracias a correas laterales y a divisiones internas.

Por el contrario, conseguir que una mochila pequeña sirva para una salida larga será una misión imposible, y la idea de incrementar su capacidad a base de añadirle bolsas de plástico o tela atadas por doquier suele resultar incómoda para un porteo prolongado.

elegir_mochila_32. El Peso

Es desde luego un importante aspecto a considerar. La ligereza es importante, pero no buena si se logra a base de reducir acolchados, se sacrifican refuerzos o se escatima en el buen diseño y dimensiones de las estructuras de apoyo en espalda y cintura. O si se emplean tejidos de poca resistencia a la abrasión, mala vejez y escasa impermeabilidad.

Los tirantes, la banda de cintura y el apoyo en la espalda son detalles a examinar minuciosamente, porque los tendremos en contacto directo con el cuerpo.

Los tirantes y la banda de cintura deben tener superficies amplias y bien acolchadas, para reducir el riesgo de compresiones y rozaduras.

En el caso de los tirantes, si son estrechos, al pasar por los hombros pueden comprimir el conjunto de arterias, venas y nervios que van desde el cuello a cada brazo, facilitando la aparición de hormigueos, por presión sobre los nervios, hinchazón en las manos, debida a estrechamiento de las venas, y/o sensación de frío, por dificultades en el riego sanguíneo arterial.

elegir_mochila_5Respecto a la banda de cintura, su diseño amplio y mullido nos ayudará a sujetarla firmemente sobre los huesos de la cadera, permitiendo descargar en ella buena parte del peso total de la mochila, lo que nos proporcionará mayor comodidad en los hombros.

En cuanto al diseño y materiales de la espaldera, además de permitirnos llevarla cómodamente, deben facilitar la ventilación.

En ese aspecto podemos encontrar alguna dificultad para decidirnos: con poco acolchamiento, el peso va más cercano a nuestro cuerpo y se altera menos la forma de andar, pero será desagradable e insano tener pronto la espalda mojada.

Poniendo rejillas tensadas o apoyos en forma de cordones paralelos a la columna o en la región lumbar, por ejemplo, o utilizando ciertos tejidos muy porosos, mallas o redes, podemos mejorar sustancialmente la ventilación, a cambio de tener que inclinarnos algo más hacía adelante para equilibrar el centro de gravedad.

elegir_mochila_4Tenemos que escoger.

En relación directa con el diseño de la espalda, de la banda de cintura y de los tirantes debemos recordar que hay mochilas específicamente diseñadas para mujeres y que, teniendo en consideración las diferencias de proporciones y forma del cuerpo, permiten un ajuste óptimo a la anatomía femenina.

elegir_mochila_63. La Distribución Interna

Lo habitual es que las mochilas pequeñas tengan una sola abertura o acceso, generalmente superior, pero en las grandes es importante poder acceder a la zona baja de la carga sin necesidad de vaciar todo el contenido, cosa factible gracias a cremalleras intermedias que, generalmente, se acompañan de la posibilidad de compartimentar el interior mediante “tabiques” con cierres de tanka.

Otro aspecto a decidir es el de la disponibilidad de bolsillos exteriores.

En algunos casos pueden suponer un estorbo, como ocurrirá si vamos a trepar o a la hora de cargar las tablas de esquí en los laterales de la mochila, pero en otras situaciones nos permiten llevar muy a mano cámaras, cantimploras, algo para comer durante la marcha o pequeñas prendas, como los guantes o el gorro.

Ante esa disyuntiva, algunos de los modelos más versátiles permiten poner o quitar los bolsillos en función de la actividad que pensemos realizar.

elegir_mochila_8Por otra parte, deberemos comprobar que la dotación de correas porta-materiales se ajusta a nuestras actividades más habituales: ¿podemos sujetar bien los bastones, raquetas, tablas de esquí o crampones, por ejemplo?

También debemos fijarnos en la calidad de las correas, hebillas y cremalleras y tankas. Resulta molesto, por ejemplo, que las de los tirantes, con la mochila cargada, se vayan deslizando por falta de rugosidad o defectos de diseño.

Y lo mismo pasa con los acabados y protección de cremalleras y cierres frente al agua, o la disponibilidad de funda de lluvia incorporada. Son detalles que tampoco debemos pasar por alto.

elegir_mochila_94. La Estética

La estética no se refiere sólo a tener en cuenta el gusto, sino que hay otras repercusiones a considerar: los colores oscuros harán que el contenido se caliente más cuando el sol caiga sin piedad.

Sin embargo, en caso de apuro y si es preciso que nos encuentren, mas valdrá que el color escogido sea llamativo.

elegir_mochila_105. El precio

Todos lo tenemos en cuenta a la hora de comprar lo que sea, pero hay que señalar que, en el caso de la mochila, no es una buena idea ser demasiado ahorradores en esta compra. Estamos hablando de la salud y el bienestar de tu cuerpo: pasaremos muchos días y horas cargando esa mochila en la espalda, y en cada uno de sus minutos disfrutaremos o sufriremos de los aciertos y errores que cometamos en su elección.

En todo caso, ya sabes que en nuestras tiendas Forum Sport estaremos encantados de asesorarte para que adquieras la mochila que mejor se ajuste al uso que le vas a dar.

Por: Kepa Lizarraga (Especialista en Medicina del Deporte y colaborador de Forum Sport).

FacebookTwitter

4 Comments

Guillermo

hola, una consulta: para una salida de tres a cuatro días por montaña, es mejor llevar una sola mochila grande en la espalda o se puede llevar una chica atrás y otra más pequeña adelante? desde ya agradezco su respuesta.

Reply
Forum Sport

Hola Guillermo:

Yo soy partidario de llevar casi todo en una sola mochila, de tamaño adecuado. Llevar delante otra más pequeña me ha solido plantear problemas para ver bien, en tramos delicados, o para colocar los tirantes de hombros sin que molesten.

Otra opción, que personalmente me ha dado mejor resultado es la de llevar además de esa mochila grande, en la cintura, una riñonera hacía delante, o colgando de los tirantes de la mochila posterior, una bolsa adecuada colgando con pequeños mosquetones.

En ella procuro llevar lo que quiero tener más a mano, como la cámara de fotos, la cantimplora o el gps.
Pero se trata de encontrar una solución personal. La que mejor se adapte a lo que quieres llevar, a tus cualidades y a las mochilas de que dispones.

Por lo tanto, prueba, pero piensa que lo que decidas deberás cargarlo durante bastantes horas.

¡Gracias por tu pregunta! KEPA.

Reply
Guillermo

Muchas gracias por responder y por tus consejos, los voy a tener muy en cuenta. un abrazo.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud