¿Cómo evitar sudar más cuando hago ejercicio en casa?

Después de un más de un mes de estar practicando deporte dentro de casa habrás notado que sudas más que cuando entrenabas fuera. ¿Y esto por qué ocurre? ¿Es bueno sudar más? ¿Cómo evitar sudar más cuando hago ejercicio en casa? ¡Sigue leyendo porque aquí te damos las claves!

Se dice que la necesidad aguza el ingenio, y lo hemos podido comprobar ante la variedad de opciones de ejercicio que hemos descubierto para hacer entre cuatro paredes.

Y es que semanas de encierro nos han enseñado muchas cosas sobre la actividad física en confinamiento. Una de ellas es que, en lugares cerrados, de tamaño reducido y sin ventilación suficiente, apenas unos minutos de esfuerzo hacen que nuestra piel se perle de sudor.

haciendo ejercicio saltando a la cuerda

¿Por qué sudamos más que haciendo lo mismo en la calle?

La mayor parte de las calorías que gastamos en un ejercicio se transforman en calor, y no en el propio movimiento. En concreto, un 75% de ellas se pierde elevando la temperatura corporal. Pero nuestro interior no tolera que su temperatura suba muchos grados por encima de los 37ºC habituales.

Para evitar el sobrecalentamiento, el organismo puede perder temperatura mediante los mecanismos de radiación, convección, conducción y evaporación.

No entraremos ahora en su descripción minuciosa, pero sí diremos que, de los cuatro, en un lugar cerrado, templado y sin corrientes de aire, el mecanismo más importante, el que nos salvará de tener “fiebre” por actividad física, será la sudoración.

Desde un punto de vista termodinámico, cuando un líquido se evapora, roba energía de la superficie sobre la que cambia del estado líquido al estado gaseoso y, por lo tanto, la enfría.

Para hacernos una idea más concreta de lo que estamos contando, diremos que una persona de unos 70 kilos de peso en cuya piel se evaporen 700 ml de sudor conseguirá que su temperatura interna baje 0,4ºC.

¡Ojo!: solo nos enfría el sudor que se evapora en contacto con nuestro cuerpo. Las gotas que caen de él se pierden sin enfriarnos.

Y para generar sudor, tenemos en la piel unos dos millones de glándulas sudoríparas, que pueden producir, en casos extremos, hasta más de 3 litros de sudor cada hora, si bien lo normal es que se limiten a volúmenes de entre 1 y 2 litros en ese tiempo.

¿Qué podemos hacer para evitar una sudoración excesiva y sus riesgos?

El sudor está compuesto por agua y electrolitos, en una concentración menor de la que tienen en el interior del cuerpo. Es decir que el sudor es hipotónico. Cloro, sodio, potasio y magnesio son los elementos más presentes en él.

Si perdemos líquido y sales minerales en cierta cantidad, el cuerpo sufre por la deshidratación una disminución de su rendimiento físico.

Por ejemplo, si esa persona de 70 kg de peso a la que nos referíamos antes pierde 1,5 kg sudando, su rendimiento bajará un 20% aproximadamente. Y si pierde 3 kg, la capacidad física quedará mermada en un dramático 40%.

Importante destacar que pérdidas mayores ponen en peligro incluso la vida.

¿Qué podemos hacer para evitar sudar más cuando hago ejercicio en casa?

  • Lo primero, ajustar el vestuario a la situación
  • Escoger lugares frescos y ventilados para hacer ejercicio físico.
  • Si no disponemos de ellos, un ventilador bien dirigido nos ayudará a perder el exceso de calor por convección y por evaporación.
  • Y tras haber sudado, convendrá que bebamos abundante líquido isotónico o hipotónico. Podremos recurrir a preparados caseros, añadiendo a cada litro de agua unos 250 a 500 mg de sal común y similar cantidad de bicarbonato sódico, con algo de zumo para suavizar el sabor salino, o adquirir opciones comerciales ya elaboradas.
  • También nos convendrá incluir en la dieta ensaladas, sopas o caldos de verduras, frutas, frutos secos salados y otras sustancias ricas en agua y sales minerales.

hacer ejercicio en una bici estática

 

¿Cómo podemos saber si nuestra hidratación es correcta o insuficiente?

Os proponemos un par de métodos caseros, sencillos pero eficaces:

  • Pesarnos antes y después del ejercicio. Si la báscula es fiable, la mayor parte de la pérdida de peso será debida al sudor producido, y nos orientará sobre cuánto debemos beber para recuperar la situación idónea.
  • Examinar el tono de la orina. Cuando perdemos líquidos, nuestros riñones intentar ahorrar agua y concentran más la orina. Es decir, que disuelven todo lo que han limpiado de la sangre en menos líquido, por lo que éste presenta un tono más intenso. Luego si vemos que la orina expulsada tras el ejercicio es muy amarilla, deberemos beber más líquido. Y cuando se vuelva más clara, nos indicará de forma aproximada que nuestra hidratación se va haciendo correcta.

pesarse en la báscula antes y después del ejercicio

¡A cuidarnos, que ya falta menos para poder hacer ejercicio en la calle!

 

Por Kepa Lizarraga, especialista en Medicina del Deporte y Mikel Lizarraga, Analista físico-químico. Ambos colaboradores de Forum Sport.

Un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud