Lesiones más comunes en el ciclismo Lesiones más comunes en el ciclismo

Las molestias y lesiones más comunes en el ciclismo

Andar en bici es un deporte fantástico para la salud: no tiene impacto con lo que nuestras articulaciones no sufren; se realiza un magnífico trabajo aeróbico y también de fuerza; es tremendamente adictivo por la velocidad a la que rodamos; y tiene un gran componente social con el fenómeno de la grupeta. Pero ¿cuáles son las molestias y lesiones más comunes en el ciclismo?

 

Lesiones más comunes en el ciclismo

 

Para practicarlo parece que simplemente con mantener el equilibrio es suficiente ya que a poca fuerza que hagamos en los pedales la bicicleta avanza sin ningún problema.

Sin embargo, cualquier ciclista que haga un par de salidas a la semana suele tener una serie de molestias que, en principio, se suelen considerar propias de esta práctica deportiva: “los sufridos ciclistas”.

 

 

El mito de que “si no te duele nada es que no has hecho deporte” es un concepto que debemos desterrar de cualquier práctica deportiva y mucho más del ciclismo.

 

¿Cuáles son esas molestias y lesiones más comunes en el ciclismo?

Tenemos por costumbre referenciar todas las intervenciones que hacemos y así, con los años y agrupando el trabajo de muchos técnicos hemos logrado reunir una base de datos de más de 42.000 estudios lo que nos permite tener identificados todos los puntos gatillo y sus soluciones.

Por orden de porcentaje de población ciclista que lo sufre, las 5 molestias más comunes serían:

  • El dolor más común se sitúa en la espalda: lumbares, cervicales
  • Le siguen las rodillas, con diferentes puntos de molestias: interior, exterior, trasera..
  • El disconfort en el sillín: adormecimiento perineal y molestias en isquiones
  • Adormecimiento de manos.
  • Dolor en los pies.

En menor medida, pero también con incidencia significativa estarían las sobrecargas de cuádriceps.

 

 

Y, habitualmente, las molestias no vienen de una en una, sino que son varias en los ciclistas: dolor de rodilla y cervicales, por ejemplo. Lo que suele suceder es que solo una de ellas es un factor limitante, es decir, es la que mayor dolor provoca y nos hace tener que parar o dejar la bici.

 

Pues no pinta muy bien, ¿tienen solución todos estos problemas?

¡Claro, en eso consiste la biomecánica!

 

Lesiones más comunes en el ciclismo

 

Hay que determinar qué movimiento origina cada uno de los problemas, ajustar los puntos de contacto con la bici: sillín, manillar y pedales, para que favorezcan un movimiento correcto y, además, enseñar al ciclista a gestionar su propio movimiento, es decir, pedalear, correctamente porque si no, por muy bien que este ajustada la bici, el problema seguirá existiendo.

 

Por: Iñaki Erdoiza, TÉCNICO BIOMECÁNICO y cofundador de Custom4US

Edificio Kirol Etxea. c/Martín Barua Picazza 27

Bilbao. Tel: 94 407 94 97. Email: info@custom4.us

 

 

Otros posts que pueden interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *