Cómo colocar las calas Cómo colocar las calas

Cómo colocar las calas a tus zapatillas de ciclismo de carretera

La teoría es siempre la misma, pero nuestros pies son diferentes. Te contamos cómo colocar las calas a tus zapatillas de ciclismo encontrando esa posición y te explicamos por qué es la mejor.

Y es que las calas de las zapatillas de carretera se pueden poner en un rango de posiciones bastante amplio, pero debes saber cómo encontrar la posición más cómoda y de mejor rendimiento para ti.

Verás que es fácil y que todo tiene su lógica.

 

Cómo colocar las calas

 

Cómo colocar las calas¿Es necesario ajustarlas?

¿O se ponen y ya está? Si las pones directamente, funcionarán, pero es probable que no sea en la posición más cómoda ni en la de mejor rendimiento. ¿Cómo colocar las calas?

Tienes bastantes posibilidades de ajuste para la posición de las calas de carretera en las zapatillas y eso significa que hay algunos ajustes que te irán bien y otros (muchos) que no.

Ajustarlas bien es tan fácil que merece la pena.

 

¿Qué se ajusta?

Si apoyas las calas en las zapatillas puedes comprobar que tienes tres posibles dimensiones a ajustar: longitudinal (avance-retroceso), posición lateral y ángulo de giro.

 

 

¿Por qué se ajusta?

Cada ajuste tiene su utilidad… o su problema asociado

 

Ajuste longitudinal

Debemos conseguir que el eje del pedal esté alineado con el centro de presiones o punto de apoyo.

Conseguiremos así dos cosas:

  1. Asegurar que la fuerza que hacemos con el pie se transmite desde ese punto de apoyo al eje del pedal sin provocar giros que tengamos que contrarrestar.
  2. Asegurar que aprovechamos al máximo la fuerza de los gemelos.

Entre el posible movimiento de los soportes roscados que están en las zapatillas y el movimiento propio de la cala sobre el tornillo, la cala se puede mover (dependiendo de modelos) algo más de 20 mm entre sus posiciones extremas.

 

 

Si el apoyo está adelantado respecto al eje del pedal, iremos con los “pies planos” y no aprovecharemos bien los gemelos, al hacer fuerza con partes del pie que tienen menor recorrido.

Si el apoyo está retrasado respecto al eje del pedal, tendremos que hacer con el gemelo una fuerza adicional para contrarrestar la fuerza de giro del pedal (el par) y que el pie se mantenga nivelado.

Para el ajuste longitudinal, tenemos que asegurar que el apoyo quede alineado con el eje del pedal, por comodidad y por rendimiento. Más adelante explicamos cómo hacer ese ajuste.

 

Ajuste lateral

En teoría, viene marcado por el ancho de nuestras caderas. Es lo que se suele llamar factor Q y se hace para asegurar una buena alineación entre caderas, rodillas y pedales.

No es una cosa que se suela tener en cuenta para ajustar las calas, salvo que se haga un estudio biomecánico cuidadoso o quieras probar un poco por tu cuenta.

 

biomecánica

 

En este caso, las zapatillas no suelen tener margen de regulación y las ranuras de colocación de las calas pueden dar un recorrido total de unos 5 mm. Si necesitas algo más, es posible que necesites unos pedales ajustables especiales.

 

Ajuste de giro

Se ajusta para que la posición del pie alineado en el pedal tenga relación con la del pie en una posición de reposo. Es importante que el ángulo del pie al pedalear sea similar a la posición cómoda que tengamos cada uno.

Es totalmente diferente del giro que admitan las calas que estés montando antes de soltarse y que te contábamos aquí. En este caso buscamos la posición de la cala para ir cómodo y lo otro es el margen que te da cada modelo (o color) de cala sobre la posición elegida.

Los pedales suelen tener alguna marca que indica una alineación neutra y se consigue también manteniendo la alineación de los agujeros de las zapatillas. Lo normal es ponerlo en esa posición neutra, como en la foto

 

 

Ante la duda o si hay molestias, vuestro estudio biomecánico será lo mejor. Ten en cuenta que con las calas LOOK negras o las SHIMANO rojas (de ángulo cero ambas), no tendrás margen lateral para girar el pie mientras pedaleas.

Igual que el ajuste longitudinal puede influir en el rendimiento, en el caso del lateral y el de giro, la influencia puede ser más en tu cuerpo.

Un mal ajuste de giro, combinado con unas calas rígidas tiene riesgo de producir lesiones.

 

Cómo colocar las calas: hacer el ajuste longitudinal de la cala

Según hemos visto, hay que conseguir alinear el centro de presiones o punto de apoyo de nuestro pie con el eje del pedal.

El eje del pedal, está claro por dónde anda, pero ¿cómo encontramos ese punto de apoyo del pie sin las herramientas de un podólogo?

Te indicamos unas pautas fáciles de seguir y que aseguran la posición teóricamente mejor.

  • Protege los laterales de la zapatilla con un par de trozos de cinta de carrocero.
  • Con la zapatilla puesta y bien abrochada, busca al tacto el abultamiento de la articulación del primer metatarsiano con la falange del dedo gordo. Lo que se suele llamar “el juanete”. Marca ese punto con un rotulador sobre la cinta en la zapatilla.
  • A continuación, busca al tacto la articulación equivalente del dedo pequeño, el metatarsiano con la falange y márcalo en la cinta.
  • Une ambos puntos con un cordón y marca su recorrido en la parte central de la zapatilla. Puedes hacerlo con rotulador indeleble o poniendo unos trozos de cinta como en la foto.

 

Cómo colocar las calas

 

  • Traza la línea longitudinal y marca en la zapatilla dónde se cruzan ambas líneas.
  • Ese punto de cruce es el centro de presiones. Las calas suelen tener una marca en el lateral indicando el punto. Las LOOK, además, tienen una gomita en ese punto.

 

En esta foto puedes ver la idea de las líneas que se cruzan:

Aquí tienes esas mismas líneas que se cruzan dibujadas sobre la zapatilla.

La línea azul es perpendicular a la longitudinal y coincide con las marcas laterales que tienen las calas.

 

Cómo colocar las calas

 

Marcando sobre las cintas, o con un rotulador sobre el plástico negro de la suela (algo se marca) ya puedes situar las calas y apretarlas con los tornillos.

No olvides poner las arandelas rectangulares y apriétalas lo suficiente como para asegurar que no se muevan.

Pues ¡listo! Ya has aprendido cómo colocar las calas y ya puedes disfrutar de unas que tú mismo has ajustado. Pero deberás estar atento, sobre todo al principio, por si tuvieses alguna molestia y necesitases un ajuste profesional.

El otro pie suele ser bastante simétrico, tú eliges si quieres hacer esto de nuevo o si pones la cala simétrica.

 

Cómo colocar las calas: comprobaciones para frikis o escépticos

 Como has visto, las calas son fáciles de ajustar, pero a la hora de cómo colocar las calas pueden surgir varias dudas que voy a intentar resolver.

 

Cómo colocar las calas

 

¿Se nota tanto la posición de la cala?

Sí se nota.

Es fácil y es recomendable que lo pruebes por ti mismo, para comprobar lo fácil que es moverla y dejarla luego bien en su sitio.

La prueba es:

  • Desplaza a tope hacia delante la pieza con las roscas de la zapatilla y también hacia delante las calas. Apriétalas y prueba las zapatillas en la bici.
  • Luego haz lo mismo hacia atrás, a tope y pruébalas otra vez.
  • Puedes incluso hacer lo contrario con una zapatilla y otra.

Con eso habrás probado los casos extremos y las sensaciones de no llevar el avance adecuado. Sin duda, la posición ajustada será mucho mejor.

 

 

¿El punto calculado responde bien como centro de presiones?

Podemos comprobar directamente si el punto calculado coincide con el centro del pedal.

Para ver bien donde está el centro del pedal en sentido longitudinal y marcar bien la posición del eje, puse una tablilla plana sobre el pedal y lo marqué con un rotulador. La tablilla está sujeta de modo que no se dañe el pedal al retirarla.

El punto calculado en la zapatilla lo marqué con una gota de plástico fundido sobre la cinta aislante (se ve en una foto anterior).

En el pedal puse una fina capa de plastilina y un par de tiras de plástico fundido para que apoyara la zapatilla y quedase la marca sin aplastarse del todo

A continuación, apoyé el pie con la zapatilla (sin cala) en el pedal. Con la bici sujeta en el rodillo, busqué una postura estática cómoda. Sin cala, no podía hacer fuerza para evitar el giro. Esa es la postura buena, cómoda para usar el gemelo y sin giro.

El punto pegado en la zapatilla (medido como centro de presiones) dejó una marca en la plastilina, justo en el centro del pedal y sobre el eje. Perfecto.

 

¿Realmente los pies de diferentes personas son tan diferentes?

En esto tenía yo las mayores dudas.

Ya no las tengo.

Mi hijo tiene la misma talla de pie que yo, así que la prueba fue sencilla.

 

Cómo colocar las calas

 

Los puntos azules son los míos y los rojos los de mi hijo. ¡Más de 1 cm de diferencia!

Repetí la prueba y sí, estaba bien medido.

Viendo la longitud de los dedos de uno y otro, entiendo lo que pasa.

Su pie es el de la izquierda, con los dedos bastante más cortos y sus puntos (rojos) son los más adelantados.

 

 

¡Qué feos son los pies! y ¡qué diferentes! y ¡qué foto más… rara!

Se confirma que la posición de las calas es importante, que la forma de calcular la posición es correcta y que puede haber diferencias importantes entre unos pies y otros de la misma talla.

Y lo más importante, que ahora que ya sabes cómo colocar las calas puedes colocarlas tú mismo de forma sencilla.

Ahora… ¡a usarlas!

 

Por Baldo, aficionado a la bici y colaborador de Forum Sport

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *