“Máximo sufrimiento”: El Giro de Italia femenino, por Ane Santesteban.

FacebookTwitter

El Giro de Italia femenino es la carrera más importante del año para las profesionales del ciclismo. Por eso pedimos a Ane Santesteban, corredora del WNT Rotor y colaboradora de nuestro blog de ciclismo, que nos contara desde dentro su experiencia: ¿Quieres saber cómo se viven 10 días de máxima exigencia en el ciclismo de competición al más alto nivel? ¡Sigue leyendo!

Giro Rosa Iccrea, Giro donne, Giro de italia…diferentes nombres, pero misma carrera: la vuelta por etapas más importante del calendario internacional femenino. Son 10 días, 10 etapas de máximo sufrimiento sobrepasando lo que creías que eran tus límites. Pero, a pesar de eso, es una vuelta diferente a todas las demás y por eso, a nivel mundial, no faltaba ninguna escaladora y entre ellas estaba yo: Ane Santesteban con ‘’su’’ WNT Rotor y su Orbea Orca.

Una vuelta que la preparé con mucho mimo, haciendo un buen ciclo de competiciones- recuperar y una concentración en altura. Así, el 3 de julio fui a Italia para dos días después, empezar ese giro tan esperado.

Arrancamos con una contrarreloj por equipos, 18kms fullgas con 6 corredoras de características complemente diferentes: desde Kirsten Wild, sprinter y varios títulos de campeona mundial en pista a Erica Magnaldi o yo misma, escaladoras de 47kg. Más de 20kg. de diferencia.

Con un recorrido muy difícil, 2 puertos con una bajada entre medias. ¿Cómo controlas/regulas eso? Desde el coche te tienen que dar todas las órdenes y, aun así, es siempre difícil. Es una modalidad que requiere de mucho entrenamiento y horas juntas. A pesar de todo, libramos el día todo lo mejor que pudimos sabiendo que había mucho terreno por delante para ganar (o perder) tiempo.

10 días con los mismos horarios, rutinas y comidas

Y así empezó el giro, 10 días con los mismos horarios, rutinas y comidas. Aunque admito que cada día intentaba apurar más la hora de despertar. Generalmente, alrededor de las 9 suena la alarma y el día empezaba con un fuerte y completo desayuno: avena, pan, huevos, jamón, crema de cacahuete… Por suerte, el desayuno es algo que no me cansa y ni el cansancio me quitó el apetito. En eso tengo suerte. O no, depende el momento (risas).

Poner los dorsales, especialmente los rojos de líder por equipos, lo viví con mucha ilusión. Mejor equipo en la carrera mas importante de todo el calendario femenino.

Y hora de relajar hasta la salida. ¡Música alta y a desconectar! Antes de la carrera siempre Rock en los auriculares con Benito Kamelas, Marea o Los porretas que es lo que más me motiva y me llena de energía. Y, justo antes de salir del camper, siempre mis compañeras ponen algo de pop o reggaetón y si las piernas lo permiten ¡a bailar!

El recorrido del Giro de Italia femenino, siempre picando hacia arriba

Y en carrera… ¡ay qué carrera! Prácticamente todos los días hubo montaña o final en alto y eso hizo que, en todas las etapas, se fuese rapidísimo. El último día fue el que más despacio se fue y la primera hora llevábamos 44km/h de media. Eso lo dice todo.

No hubo un solo momento de ir relajadas.

¿Satisfecha con el resultado?

4 top10 y un undécimo puesto en etapas para mí (de 8 etapas en linea).

«¿Estás contenta?»

Es lo que todos me preguntan. Sí, lo estoy, pero siempre quiero más. Y estoy con ganas y ‘hambre’’ para las siguientes competiciones. Si no, no sería Ane. Mucha gente con más motor se quedó en el camino, pero mi capacidad de superación, trabajo y exigencia me han hecho a día de hoy estar aquí, dedicándome a lo que más me gusta.

Sinceramente la que más ilusión me hizo fue la penúltima etapa. 7ª en meta al mismo tiempo que la sexta. Pero es de esos días que quedas satisfecha por haber dado el 120%. Nunca pensé que se podría llegar a sufrir tanto. Me caían lagrimas, gritaba…no podía un metro más. Pero ¡que satisfacción! Después de las lagrimas, volvió a aparecer mi sonrisa.

Al final de cada etapa…empieza otra etapa

Después de cada etapa empieza, como digo yo, otra etapa: la de recuperación para el día siguiente. Un buen recuperante, comer para llenar los depósitos e ir al hotel.

Y entonces llega el mejor momento del día: el masaje.

Ese momento en el que te tumbas en la camilla y tienes aproximadamente 45minutos de relajación. El fisioterapeuta ejerce una labor primordial. Ellos se ocupan de toda nuestra alimentación, masaje, previene lesiones y, además, psicólogo. Los momentos en la camilla sueles usarlos muchas veces (depende de cómo haya ido la etapa) para desahogarte.

Rememorando la etapa del día

Y, otra vez, a comer. Hora de la cena. Todas las compañeras juntas en el que aparte de comer, recuerdas todas las anécdotas de la etapa porque cada corredora ha vivido el día de diferente manera. Muchas risas.

Como la etapa en la que íbamos por una carretera, llegamos a una rotonda y todas fuimos recto, sin darnos cuenta de que, sí, íbamos recto, pero por diferentes carreteras. Y con una mediana en medio.

Entonces, en ese momento, entendí que había cogido la carretera buena y ahí vi la flecha que señalaba la salida de esa carretera a la derecha. Las que iban por el lado izquierdo de la mediana tuvieron que seguir recto, perdiéndose y viéndose descolgadas del pelotón.

Pero lo peor de todo fue cuando por la noche vimos el resumen en la televisión: vimos que la escapada que iba por delante cogió otra carretera y acortaron, llegando con más minutos a meta. Nosotras, sin saberlo, todo el final de etapa tirando a tope, 60km/h fijos y veíamos que el tiempo no bajaba. Luego, claro, entendimos el porqué. Por suerte, escapada no peligrosa para la general pero tema de conversación, ya tuvimos.

Después de la cena llega la hora de analizar cómo ha ido el día: agradecimientos a las compañeras porque aquí solo una o dos hacen (o intentan) un resultado, pero detrás de eso hay todo un equipo (corredoras y staff técnico).

Comentamos si hemos cometido un error…muchas cosas que pueden pasar en carrera. Cerramos capítulo y empezamos el libro con una nueva página, la del día siguiente: Horarios, cambios de hotel y, sobre todo, estudiamos la etapa y la táctica.

Habitación y piernas en alto

A pesar de ser 10 días y de que prácticamente cambiamos de hotel todos los días, generalmente en una vuelta por etapas estás siempre con la misma compañera en la habitación.

Aunque todas nos llevamos muy bien, siempre intentan ponerte con una que congenies bien y -algo que es muy importante- que sus horarios y los tuyos sean parecidos. Con el tiempo te das cuenta de que cada persona (muchas veces va relacionado con el país de procedencia), tiene unos horarios y costumbres muy diferentes: hay quien madruga mucho, o como yo, que nos gusta apurar al máximo el tiempo en la cama. Como dicen, el mejor recuperador, para mi, es dormir.

Así, por todas estas razones, estuve con Kathrin Hammes en la habitación, la alemana menos ‘alemana’ que podáis conocer. Desordenada, dormilona y charlatana como yo por lo que encajamos a la perfección. Me encanta estar con ella en la habitación, siempre tenemos tema de conversación y pocas veces hablamos de ciclismo. Con ella es muy fácil desconectar y olvidarte por unos instantes del Giro. Así, una película y hasta el día siguiente…

Buenas noches…Hasta que suena la alarma por la mañana.

¡A por el siguiente reto!

Así durante 10 días hasta llegar a casa. Hora de recuperar, sin horarios, y asimilar todo el trabajo del Giro de Italia femenino. Por poco, porque solo 2 días en casa y llega la hora de volver a marchar. Ahora, La Course, carrera de un solo día en el Tour de Francia masculino.

Y luego las carreras que mas ilusión me hacen: 2 clásicas en Navarra y el 3 de agosto la Clásica de San Sebastián. La carrera de casa. Mi carrera. Que, por cierto, os espero a todos en las carreteras 😉

Por Ane Santesteban, 12ª del Giro de Italia 2019 (corredora española mejor clasificada) y colaboradora del blog de ciclismo de Forum Sport.

FacebookTwitter

One Comment

KHOTAN

Gracias por tús vivencias Anne y qué esa gran ilusión que muestras no la pierdas!
A pesar del estrés y presión que vives todos los dias, muestras esas sonrisas y esas ganas de seguir hacia adelante.
Me ha emocionado leerte y seguir tus pasos en el Giro!
Qué las fuerzas y las ganas no las pierdas para tus próximos objetivos y para futuras temporadas.
Ojala surja una vuelta por España Femenina, será un honor estar en la cuneta y aplaudirte el gran esfuerzo que haceis!
SUERTE Y UN GRAN ABRAZO, ANNE!

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud