Cómo protegerme del sol en bicicleta

FacebookTwitter

Los ciclistas pasamos muchas horas en la carretera y estamos expuestos a ingente radiación solar, especialmente en verano. Esta, además de subir la temperatura corporal y favorecer la deshidratación, puede producir quemaduras y lesiones cutáneas y oculares, por lo que «Cómo protegerme del sol en bicicleta» es una de las preguntas a las que obligatoriamente debes saber contestar antes de ponerte en marcha: ¡Atent@ a este post!

Para mí, la mejor manera de protegerme del sol en bicicleta es una barrera física: una gorra, un pañuelo o cualquier otro objeto que nos proteja y nos mantenga guarecidos de la radiación solar directa mientras practicamos deporte al aire libre. Para el resto de piel tocara utilizar filtros solares y gafas con un alto factor de protección.

El ciclista, además, tiene zonas muy expuestas al sol como la nuca, la nariz, el labio inferior, las manos, brazos, rodillas y muslos… sin olvidarnos nunca de los ojos, que además de la luz directa del sol reciben el reflejo del suelo.

Gafas polarizadas: muy recomendables para protegerme del sol en bicicleta

La carretera reflecta muy bien la radiación solar: además, según el ángulo de la luz lo hace de manera polarizada (en un solo plano de longitud de onda), por lo que en este caso es muy recomendable el uso de gafas polarizadas para reducir los reflejos y disminuir aún mas la luz que llega los ojos. Además, de este modo se mejora la visión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FacebookTwitter

No olvides que las quemaduras solares producen una fuerte deshidratación por lo que, si además de una larga exposición al sol hemos sufrido deshidratación, durante los días venideros notaremos una necesidad de hidratarnos mayor de la normal.

Para el resto de la piel, como os decía, tocará utilizar filtros de protección solar (cremas).

¿Cómo elegir una crema de protección solar?

Tendremos que tener en cuenta estos tres factores:

  • Qué tipo de piel tenemos (fototipo). Se evalúa en 6 niveles siendo la 1 de pieles claras, más sensibles al sol, y el 6 las más resistentes al sol, pieles que prácticamente nunca se queman.
  • El Indice UltraVioleta (UVI) de nuestro entorno: una medida que depende de las condiciones atmosféricas y de la inclinación del sol. En muchos países cercanos al ecuador, el índice UV puede llegar a 20 en verano, mientras que en Europa no suele superar el nivel 8. Eso sí: en algunas ocasiones, especialmente en las playas, puede superar este valor.
  • Cuantas horas de exposición al sol esperamos. Lógicamente, cuantas más horas estemos expuestos al sol, mayor protección necesitaremos. Además las horas centrales del día son las que mayor Índice de radiación Ultravioleta tienen por lo que  deberemos evitarlas o, si nos es imposible, protegernos con mayor intensidad.
  • El Índice de Protección más adecuado de Filtros Solares (SPF). El también llamado factor de protección solar indica la cantidad de tiempo adicional que un protector solar incrementa la capacidad defensiva natural de la dermis antes de llegar a quemarse. Esto significa que una persona con piel clara que utilice un producto con índice de protección de FPS-50 tardará 500 minutos en quemarse (el FPS multiplicado por 10): casi ocho horas y media.
protegerme del sol en bicicleta

¿Qué partes de mi cuerpo debo proteger especialmente cuando voy en bicicleta?

La cabeza

Por suerte, el casco es obligatorio y representará una protección física muy eficaz para protegerme del sol en bicicleta: el pelo, un pañuelo o una visera serán el complemento perfecto para este.

La nuca

Es otro punto muy expuesto al sol que habrá que proteger.

Esto es muy personal pero, como ciclista de larga distancia, y tras rodar largas horas por terrenos muy expuestos al sol y calurosos, tiendo a protegerme del sol en bicicleta usando muchas barreras físicas.

protegerme del sol en bicicleta

Así, aunque parezca extraño extraño mantengo un buff fino merino con temperaturas de más de 40ºC e índices de radiación de 9-11. Y es que cual Tuareg, y en las condiciones en las que ruedo, prefiero sacrificar algo de confort a quemarme el cuello y deshidratarme.

En larga distancia y en verano se rueda en condiciones de esfuerzo de baja-media intensidad por lo que se puede sobre-llevar el exceso de temperatura corporal producido por la menor capacidad de sudoración/refrigeración. Esta barrera intermedia evita perder demasiada agua por evaporación por lo que, de nuevo, creo que puede ser ventajoso.

Por la misma razón, visto manguitos con protección UV, y camiseta interior aún en verano, salvo en salidas cortas de media-alta intensidad en las que busque una mayor refrigeración.

protegerme del sol en bicicleta

Rodando en Estados Unidos (Montana a 36ºC)

 

Los brazos y rodillas

Ambas zonas, obviamente, están muy expuestas al sol. Para los brazos existen manguitos finos que protegen de la luz UV y que a mí personalmente me gusta utilizar para protegerme del sol en bicicleta. 

protegerme del sol en bicicleta

Éstos son los manguitos de Pearl iZumi que suelo utilizar para proteger los brazos.

 

No te olvides de la zona que está detrás de las rodillas: aunque en ella no incida apenas el sol, es una zona muy sensible,que se puede irritar fácilmente.

Por su parte, las manos tienen un ángulo prácticamente perpendicular al sol, por lo que conviene usar guantes. En Forum Sport puedes encontrar guantes de marcas como Spiuk, Bianchi, Giordana, Etxeondo, Giro, Shimano...

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La cara

La cara tiene un grosor de piel más fina, por lo que está más expuesta a la radiación solar. De ahí que haya cremas solares específicas, y se tienda a utilizar un Índice de Protección solar algo superior.

Además, hay cremas específicas no solo resistentes al agua sino al sudor, de tal manera que permiten la sudoración sin que esta arrastre la crema. Son cremas muy específicas pero efectivas para la gente que transpira mucho, evitando así quedarse sin protección de manera prematura. Además de ser muy incómodo cuando te entra sudor en los ojos, si además este lleva crema solar la experiencia es aún peor.

De nuevo, en mi obsesión por protegerme del sol en bicicleta, llevo siempre gorra ciclista, que me protege muy bien la parte superior del rostro y evita en gran medida que la sudoración caiga por la cara.

protegerme del sol en bicicleta

Usando la visera en Oregon (USA) durante la TransAm Bike Race

 

De la cara, la nariz es la parte más expuesta junto con los labios (sobre todo el inferior). Para ellos existen filtros específicos, cacaos con protección solar, cremas específicas….

Precauciones generales a la hora de exponerse a la radiación solar

1. Evita las horas de sol con mayor índice de radiación.

2. Emplea ropa y complementos claros, ya que los colores oscuros absorben mayor porcentaje de radiación provocando por ende mayor aumento de temperatura.

3. Utiliza productos específicos sobre el rostro y los labios (pieles más sensibles).

4. Aplica el producto unos treinta minutos antes de la exposición. De este modo daremos tiempo a que la piel lo absorba y tenga máximo efecto en el momento de la exposición (y se vaya por transpiración).

5. Aplica regularmente el producto cada dos/tres horas aproximadamente. El tiempo exacto viene determinado por el grado de absorción de la piel, la intensidad de la radiación y nuestra particular sensibilidad en dicha zona.

6. Protégete con gorras, pañuelos, manguitos o todo aquello que te ayude a guarecerte de la radiación solar directa.

7. Utiliza gafas de sol polarizadas y con suficiente filtrado de los rayos ultravioletas.

8. Elige unas gafas lo más grandes posible, sin que sean una molestia con el casco. Ten muy en cuenta la protección lateral de los ojos y los posibles reflejos de la gafa.

protegerme del sol en bicicleta

9. Evita el empleo de perfumes y el maquillaje, los cuales podrían producir manchas en la piel, al igual que reacciones alérgicas al mezclarse con el filtro solar.

10. Comprueba, si estás tomando medicación, que las medicinas no sean fotosensibles, ya que podrían provocar quemaduras y/o reacciones alérgicas.

11. Permanece atento ante la aparición o cambio de color de cualquier tipo de mancha, peca o lunar. En su caso, dirígete a tu médico de confianza.

12. Usa un buen “after-sun” o crema hidratante tras la exposición al sol para ayudar a nutrir y regenerar las células de la piel.

¡Nunca te olvides de hidratarte adecuadamente! Y, si quieres saber más sobre nutrición y ciclismo, te recomendamos pinchar en este enlace: Alimentación del cicloturista: los 5 errores más comunes.

Por Carlos Mazón, especialista en ciclismo y colaborador de Forum Sport.

FacebookTwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud