Cómo realizar el mantenimiento y ajuste de los frenos de tu bicicleta

FacebookTwitter

Todos los componentes de la bicicleta tienen su valor y necesitan de un correcto mantenimiento para que tu experiencia ciclista sea óptima, pero por razones obvias los frenos son una de las más importantes. Poder frenar de manera precisa y cómoda (sin tener que apretar las manetas en exceso) es fundamental para disfrutar de tu salida ciclista con total seguridad. En este post te contamos cómo tenerlos en perfecto estado: ¡Es muy sencillo! 🙂

Herramientas necesarias el mantenimiento y ajuste de los frenos de tu bicicleta:

  • Llaves allen
  • Llave plana
  • Lubricante
  • Zapatas de freno
  • Cortacables
  • Cables y fundas de freno
FacebookTwitter

Recuerda cuáles son las herramientas básicas para el mantenimiento de tu bicicleta.

1- Actuando sobre el tensor acercarás o alejarás las zapatas de la llanta para encontrar el punto deseado de recorrido en la maneta de freno. De este modo, lograrás también compensar el inevitable desgaste que se produce en las zapatas a medida que las vamos utilizando.

frenos

2- Si no puedes sacar la rueda porque la cubierta tropieza con las zapatas, gira esta palanca y destensarás rápidamente el cable. También servirá para llegar a nuestro destino en caso de que la llanta se descentre o que se rompa un radio.

frenos

3- No apures las zapatas o terminarás frenando con el metal del portazapatas y te cargarás la llanta. Cámbialas en cuanto lleguen a la señal indicada por el fabricante. Nunca las reemplaces justo en la víspera de una marcha o carrera.

frenos

4- Existen muchas marcas, modelos y compuestos de zapatas. Las ruedas con pista de frenado de carbono necesitan un compuesto especial más blando para frenar correctamente. No las utilices con llantas de aluminio o te durarán MUY poco.

frenos

5- No necesitas desmontar el portazapatas para cambiar la zapata. Afloja el tornillo de seguridad -no lo saques del todo- y tira de la zapata. Pon la nueva y aprieta el tornillo para que no se salga. Es probable que tengas que regular la tensión del cable.

frenos

6- Para que las zapatas pisen bien la llanta, afloja el tornillo de anclaje a la leva y alinea la zapata mientras accionas la maneta. Aprieta un poco el tornillo, suelta la maneta y termina de apretar el tornillo mientras sujetas el portazapatas con la mano.

frenos

7- Centra el puente de freno sobre la llanta usando una llave plana. Previamente tendrás que aflojar un poco la tuerca que va embutida en el cuadro. Frena para comprobar si está bien colocado y vuelve a apretar la tuerca.

frenos

8- Con este tornillo actuaremos sobre el muelle de retorno y conseguiremos alejar o acercar al milímetro las zapatas de un lado u otro. También servirán para separar las dos levas y conseguir que la frenada sea la óptima con llantas muy anchas.

frenos

9- En otros modelos de puentes de freno, el tornillo protagonista del anterior paso se encuentra en los laterales de las levas. Actuando sobre cada lado daremos más o menos tensión al muelle de la leva para alejarlo o acercarlo de la llanta.

frenos

10- En modelos de última generación podemos regular la progresividad de la frenada. De serie viene en la posición con la potencia máxima en la parte final del recorrido de la maneta, pero apretando el tornillo podemos modificar la curva de progresividad.

frenos

Y si aún así no frena bien…

11- Si la maneta de freno no retorna o va muy dura, quita las fundas de freno de los topes para dejar el cable a la vista, límpialos con un trapo y lubrícalos con aceite -que no sea muy denso- para recuperar el tacto.

frenos

12- Si los cables y fundas están muy gastados, el anterior paso no nos servirá: tenemos que cambiarlos por unos nuevos. Si no te atreves a hacerlo tú mismo, acude sin problemas a tu taller de confianza.

frenos

13- En ocasiones un mal funcionamiento se debe a un rozamiento excesivo entre el cable y la funda al haber cortado mal ésta última. Utiliza un cortacables de calidad para dejar la funda como el ejemplo de la foto.

frenos

14- En llantas de aluminio, con el paso del tiempo y los kilómetros, a los flancos de frenada se les queda adherida suciedad que hará disminuir su coeficiente de fricción. Déjalas como nuevas utilizando limpiador de llantas o estropajo abrasivo.

Por: Equipo de Ciclismo de Forum Sport

FacebookTwitter

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud