¡Descubre Jaca en bicicleta!

FacebookTwitterGoogle+

Uno de los viajes más esperados cada año es la reunión anual que el equipo ZIKLO solemos realizar en Jaca. Aprovechando un pequeño apartamento invernal, buscamos ese fin de semana para descubrir Jaca en bicicleta, pasar un rato juntos, conversar, revisar temas pasados, proponer temas futuros y por supuesto y como no podía ser de otra manera, pedalear en grupo por las numerosas rutas que el pueblo oscense ofrece a todo tipo de ciclistas. Sorprender a día de hoy a algunos es difícil, pero por supuesto, siempre se intenta.

Este año el calendario nos cuadró bien a todos a finales del mes de septiembre. Ángel no pudo ser de la partida, y bien que le echamos de menos. Fue la única baja de uno de los grupos de trabajo con los que cuenta Jon Beunza como director de la revista ZIKLO. Lo formamos Josemi Ochoa, Juanto Uribarri, Javi Fuertes, el mencionado Ángel Morales y yo mismo. Se pasa revista al año, se analiza lo realizado y se piensa en el futuro. Son charlas muy amenas y donde a veces se nos va un poco la imaginación. Yo sueño con entrevistar a Rominger y Javi se daría con un canto en los dientes si por fin conseguimos cerrar una entrevista con Alejandro Valverde. Pero además de la parte laboral, hay tiempo para comer bien, pasear, y sobre todo andar en bicicleta.

Jon y yo salimos desde San Sebastián a media tarde para llegar puntuales a nuestro encuentro. Antes de cenar, un paseo por las céntricas calles de Jaca y tomar un pequeño aperitivo en alguno de los innumerables locales que un viernes de finales de septiembre aún conservan una buena afluencia de gente. Vengo visitando Jaca desde hace ya muchos años, y antes era una ciudad que veía su esplendor en el invierno al reclamo de sus estaciones de esquí. El verano también era una buena época, pero no se podía comparar con el movimiento que se registraba en la estación invernal. A día de hoy todo esto ha cambiado mucho, y no sabría decir en qué época presenta la ciudad más afluencia de gente. Jaca ha sabido percibir su atractivo también en la época estival, donde las horas de sol están garantizadas y los planes en las riberas de sus ríos y a las faldas de sus montañas son muy diversos y variados. No hay duda, se ve en sus calles: hoy en día Jaca presenta tanto o más movimiento en una estación como en la otra.

Tras hacer un poco de hambre, nos vamos a cenar. Es el momento de planear la ruta de mañana. Parece que va a hacer bueno y entonces todas las miradas se fijan en mí y me preguntan qué idea tengo. A estas alturas de temporada no nos apetece pasar al valle francés para afrontar las escaladas más duras: Laberouat, Marie Blanque, cualquier vertiente de la Pierre St Martin … Todas ellas las conocemos bien y sabemos lo que ofrecen. Por eso propongo ir al Valle de Tena y hacer alguna ruta alternativa por carreteras que, pese a su proximidad, no solemos frecuentar. La idea convence, así que nos dedicamos el resto de la cena a hablar sobre este deporte que tanto nos gusta. Breve paseo para finalizar, y a descansar que mañana toca madrugar.

Sábado – Primer día de ruta en bicicleta en Jaca

Levantarse y saber que para desayunar vamos a tener los famosos canutillos crujientes rellenos de deliciosa crema hechos por Josemi, hace que a uno le cueste menos incorporarse de la cama. Nos ponemos en marcha. Decido ir a Biescas en bicicleta y quedar con el resto en el cruce que se toma para subir Cotefablo. No son ni las ocho cuando me cruzo en la carretera que une Jaca con Sabiñanigo con un ciclista vestido de Movistar, lo cual no es algo novedoso: hay muchos. Pero lo que ya no se ve tanto es que vaya acoplado en una bicicleta de contrarreloj que no me da tiempo a ver de qué marca es. Luego me dirá Jon que me he cruzado con el jacetano Jaime Castrillo, que participó en los mundiales en categoría sub 23 en las dos modalidades: contrarreloj individual y ruta.

Hoy empezamos subiendo desde Biescas el puerto del Portalet. ¿Novedad? Ninguna. No es un puerto habitual en mis rutas, pero evidentemente conozco muy bien las vertientes del Portalet, tanto la francesa, como la española. Los primeros kilómetros son desiguales por una ancha carretera, que ofrece un cómodo arcén que nos separa de los coches que en un elevado número están subiendo a los múltiples y variados destinos que el valle de Tena ofrece. Se nota que es sábado y el tiempo aún acompaña. Se prevé un soleado y caluroso día, pese a que aún a estas horas la temperatura es fresca. Casi ideal para andar en bicicleta.

Jaca en bicicleta

Llegamos al cruce que a mano derecha marca Hoz de Jaca y lo tomamos. Como tantos otros ciclistas he pasado por aquí en más de una ocasión: es ruta habitual da la Quebrantahuesos. Pero jamás lo había hecho en sentido inverso al de la marcha. Por esta vertiente y tras un comienzo muy suave, le siguen 2,5 km de escalada. Como en la Quebrantahuesos por aquí ya vas “ciego” teniendo la línea de meta tan cerca, no te paras a pensar cómo son estos kilómetros. Mientras subo me acuerdo de la frase de un famoso ciclista de Euskaltel que una vez retirado y subiendo con su cuadrilla el Tourmalet, lo primero que comentó en su cima fue: “¿desde cuándo hay un bar aquí en la cima del puerto?, ¿es nuevo?”.

Ni me había puesto a pensar la bonita y corta ascensión que supone subir Hoz de Jaca por esta vertiente. El final se agarra de verdad con rampas de hasta el 14% a la entrada al pequeño pueblo. La primera parte de la ascensión es suave y agradable, pero la pendiente endurece y se mantiene en todo el último tramo. Tras una rápida bajada por donde se sube en la QH, a uno ya le asaltan las dudas: ¿por dónde es más duro? Sinceramente, no lo sé. Me ha parecido peor por donde he subido hoy, pero tampoco podría asegurarlo.

Jaca en bicicleta

Nuestro siguiente destino es la subida a Panticosa. Hoy voy de estreno en estreno: otra subida que tampoco he hecho nunca sobre la bicicleta, en un par de ocasiones en coche para ir a la estación de esquí, pero poco más. Tras 3 km con pendientes suaves, dejamos a mano derecha el desvío a Panticosa pueblo, para comenzar la ascensión a la estación y al balneario de arriba. Dos kilómetros más donde la pendiente no acaba de arrancar y por fin un tramo prolongado y sostenido de 4 km sobre el 7,5% de media. La carretera en perfecto estado con amplias herraduras, y carteles que te marcan la distancia y la pendiente de cada kilómetro con el mismo formato y diseño que los que hicieron en su día en Francia.

Jaca en bicicleta

Sin duda se agradece el detalle con el que el país vecino hace muchos años empezó a marcar sus ascensiones más emblemáticas y que se ha ido trasladando a puertos menos conocidos y famosos, y donde España ha ido entrando poco a poco. Como digo, resulta curioso que hayan utilizado el mismo formato que utilizan en Francia. Lo que da pena es que, tomándose tantas molestias, los datos no sean fiables. Me explico mejor: cuando llegas al cartel que indica 4 km para la estación, la pendiente media de ese tramo kilométrico te dice el cartel que es un 10,3%, algo muy serio. Uno se pone en alerta, pues ese kilómetro comienza con pendientes del 6%, luego para llegar a esa media vamos a tener que pasar algún tramo al 14%. Sí que endurece al final, pero ni de lejos se llega a esos porcentajes: un 8% de media es lo que mi aparato marca al final del tramo.

En el siguiente kilómetro, a tres de coronar, ocurre justo lo contrario: marca un 5% de media y la realidad se va a un 8,3%. Al final uno y otro se compensan, pero ya que nos tomamos la molestia y el detalle de marcar una subida con la altitud y pendiente media de cada kilómetro, pues vamos a hacerlo mínimamente bien. Podemos tolerar un margen de error y decir que hay un 7% donde hay un 6,5% o 7,5%, pero desviarnos en dos o tres puntos porcentuales en la estimación de la pendiente en un kilómetro, la verdad es que es muchísimo. Imperdonable si lo haces mínimamente bien.

En esta ocasión íbamos con el altímetro, yo y mis compañeros y a todos nos marcó más o menos lo mismo. Pero sin ellos no hubiera dudado en afirmar que ni el supuesto kilómetro al 10,3% era tal, ni el siguiente al 5% era tan suave. Uno ya se conoce y sabe perfectamente lo que supone un kilómetro al 10% o al 5%, y el desarrollo que emplea para cada cual. Una pena que el rigor no acompañe el gran detalle de acordarse de los ciclistas en las ascensiones pirenaicas también en España.

Jaca en bicicleta

La subida es buena para entrenar, porque durante los mencionados 4 km finales, la pendiente es bastante constante y mantenida. Únicamente afloja al entrar ya en la estación y el balneario, dejando un inmenso parking que según me comentan pretendió construir Florentino Pérez aquí arriba en un proyecto a gran escala que por algún motivo se vio truncado y ahora parece que abandonado a su suerte. El aspecto visual de dicha construcción abandonada es horrendo, más si cabe en un entorno y paraje tan maravilloso, con un lago a nuestra izquierda y rodeado de montañas.

Luce un día espléndido en un enclave maravilloso. Nos sacamos una foto y nos vamos al encuentro de Juanto y Josemi que se han ido a inspeccionar otras subidas (hay cosas que no cambian), y ahora mismo deben de estar subiendo Panticosa a nuestro encuentro.

Jaca en bicicleta

Tras el reagrupamiento marchamos todos en dirección a Lanuza y Sallent de Gállego. Sin tocar la carretera habitual que sería la del Portalet, por el interior de la montaña se conecta perfectamente con estas localidades. La ventaja es que apenas registran tráfico y la ruta resulta tranquila y agradable. En Sallent hacemos una pequeña parada para reponer fuerzas y luego vendrá otro maravilloso descubrimiento, que es subir hasta el pueblo de Formigal desde Sallent por el interior, sin tocar para nada el paso fronterizo.

De nuevo mi sorpresa al comprobar una carretera en perfecto estado, no exenta de belleza, y que comunica Formigal con las localidades inferiores del valle. Una cosa me está quedando clara: se puede subir prácticamente hasta Formigal sin apenas tocar el puerto principal.

Jaca en bicicleta

En Formigal por fin cogemos la carretera que sube a la frontera, pero no por mucho tiempo, porque a la llegada al parking de Sarrios, tomamos el desvío. Conozco Sarrios pues muchas veces he subido al parking para ir a esquiar. Ha sido utilizado por la Vuelta a España en un par de ocasiones, pero no lo había subido en bicicleta. Hay una barrera al entrar por la que no pueden pasar los coches, así que el tráfico será inexistente.

Jaca en bicicleta

La subida sorprende en dureza, sobre todo en algunos tramos. No es que sea algo muy duro, pero lo esperaba más suave. El día luce espléndido y tras un par de fotos bajamos de nuevo a la barrera. Nos encaminamos por fin a afrontar los 4 km finales del Portalet. Ahora sí que sí, no hay alternativa posible: la carretera es única y conocida. Con un viento moderado afrontamos la ascensión final.

Otra foto en su cima antes de hacer un pequeño descenso para comer algo en el bar de la gasolinera que hay en Formigal, sin llegar a entrar en el pueblo, en la misma carretera a mano derecha según bajas, y donde nos está esperando Juanto que ha optado por subir y medir el sector de Anayet.

Jaca en bicicleta

Ya sólo resta un prologando descenso con un par de repechos hasta Biescas. Al final de la jornada el Garmin no engaña, son 120 km y casi 2500 m de desnivel. El ritmo es el que hace más o menos exigente una ruta, pero no cabe duda de que estas incursiones no están exentas de dureza.

Regresamos todos en furgoneta para casa. De haberlo hecho en bicicleta, la ruta se va a 150 km. La anoto para un futuro, porque me ha parecido interesante y de una dureza contenida, pero tampoco es un paseo. Tras una reconfortante ducha y un poco de merienda, comienza una reunión de trabajo para abordar el 2019: reportajes, historias, puertos, protagonistas… Se nos va el tiempo, pero lo pasamos en grande.

Jaca en bicicleta

Tras acabar la reunión repetimos el plan de ayer: un pequeño aperitivo y a cenar, que nos lo hemos ganado. El día no da para más; mañana trataremos de hacer la ruta que la lluvia nos impidió realizar en la reunión del año pasado. Parece que la meteo está garantizada, así que podremos realizarla sin problemas. Esperemos que así sea.

Domingo: Desde Somport al Fuerte Rapitán

Aún restan canutillos de Josemi, pero acabamos con todas las existencias. No hace falta coger el coche para la excursión de hoy, una curiosa ruta circular que discurre por lugares que si no te los muestran ni te los imaginas. El tema es, y hablo en primera persona, que uno desde Jaca acostumbra desde siempre a hacer las mismas rutas, y no sale de ellas, obviando otras muchas tan interesantes o incluso más.

Hoy arrancamos en dirección al puerto de Somport, en el mismo sentido por el que discurre la QH. Tras el tramo más suave de la ascensión alcanzamos la localidad de Castiello de Jaca. Continuaremos ascendiendo en dirección Villanúa y Canfranc. Pero antes de llegar a estas localidades, a mano izquierda surge un desvío que marca Borau. Reconozco haber pasado en infinidad de ocasiones por aquí sin haber hecho el más mínimo caso a la indicación. De casualidad y para ver qué me encontraba, lo hice hace un par de años, y ante mí surgió una nueva opción que ahora recomiendo encarecidamente.

Jaca en bicicleta

De entrada, la pendiente arranca por encima de los dos dígitos y apenas va a aflojar hasta que se corona el puerto que en los mapas aparece señalado como Collado de la Sierra. Es una carretera ancha, en perfecto estado y muy visual. Un pequeño descanso a mitad de subida bajará la pendiente media del puerto, pero cuando sube lo hace sin piedad.

El final del mismo es un tanto extraño: una amplia rotonda con tres salidas. Una por donde venimos; la otra hacia donde vamos a ir, el pueblo de Borau; y una tercera de la que nace una pista sin asfaltar que me dicen que conduce a un refugio militar pasado el Collado de la Magdalena, que supera los 2000 m de altitud. Tendré que venir con una BTT para averiguarlo algún día.

Tras una foto y la sorpresa de Javi por el porcentaje de esta nueva corta pero dura ascensión, bajamos a Borau. El descenso es más corto e incluso algo más inclinado en algunos tramos. En el mismo núcleo nace el siguiente puerto, la Collada de Array, que une las localidades de Borau y Aisa: más largo y con menos pendiente media, pero también duro. Esta subida por ambas vertientes es muy bonita: carretera estrecha, con herraduras y con una gran panorámica visual. Gustó a todos, y hasta sorprendió, cosa complicada cuando tienes gente con tanta experiencia en este tipo de rutas buscando siempre carreteras secundarias y con encanto. Ésta en ese aspecto lo tiene todo.

Jaca en bicicleta

Llegado a Aisa acometemos la subida al puerto del mismo nombre, Loma de Aisa, y que si lo bajáramos nos conduciría a Jasa y luego al Valle de Hecho. Por esta vertiente, es una subida tendida y suave, pero con encanto, de las que uno disfruta al hacerla. Si bajáramos al otro valle nos obligaría a hacer una vuelta circular que no suelo hacer porque hay un tramo que no me convence. Desde Hecho surgen rutas apasionantes, desde subir al refugio de Gabardito, ir a Ansó y poder prolongar más y más rutas a través de múltiples alternativas.

El problema está en volver a Jaca y completar la vuelta circular: o vuelves por donde has venido y por tanto no hay circular, o para hacer la circular tienes dos opciones, la que te llevaría a realizar la famosa QH del 2002 a la inversa, con puertos como la Pierre St Martin y luego Somport por Francia (gran dureza), o la segunda opción circular, infinitamente más sencilla, que es ir desde Hecho a Puente la Reina y de ahí hasta Jaca.

¿El problema? La N240, la que viene de Pamplona a Jaca, vía rápida y sin arcén, a evitar por su peligrosidad. Se puede atajar parte por el monasterio de San Juan de la Peña, pero nadie te salva de hacer un tramo de esta nacional. La otra opción es alejarte de Jaca dirección Huesca y luego volver por una carretera interior camino de la Peña Oroel. Las explicaré en detalle en alguna otra entrega.

Jaca en bicicleta

Nosotros hoy no tenemos tiempo de tanta vuelta. Bajamos la Loma de Aisa por donde hemos subido y nos restan 22 km de una solitaria carretera que nos va a llevar hasta el mismo centro de Jaca y que la mayoría desconoce: poco tráfico y un escenario maravilloso donde nos cruzamos con muchos ciclistas de la zona que son perfectos conocedores de esta joya y de la tranquilidad que aquí se respira. Es una zona muy irregular que, pese a no tener ninguna subida, nos enfrenta a innumerables repechos.

Nuestra ruta acaba en el Fuerte Rapitán, de gran exigencia aunque corta, y desde donde gozamos de unas vistas fantásticas de Jaca en un día tan magnífico como el que hoy hemos tenido.

Jaca en bicicleta

Tras comer de pinchos regresamos satisfechos a nuestras casas. No ha llegado ni a 48 horas nuestra visita en esta ocasión, pero han dado para mucho: desde conocer ayer nuevas rutas y escenarios a mostrarlos hoy, salir con deberes para los próximos números de la revista y gozar de una compañía sana y agradable. Yo ya estoy pensando en nuestra siguiente reunión “de trabajo” anual.

 

Por Rubén Berasategui, colaborador de la revista Ziklo y de Forum Sport.

FacebookTwitterGoogle+

3 Comments

LUIS FERNÁNDEZ

En la vuelta que hicisteis el domingo, en Aisa, en vez de subir a la izquierda el puerto que llamáis Loma de Aisa que une Aisa con Jasa, se puede subir por la derecha hasta la Cleta (justo debajo del pico del Aspe) siendo una carretera que sube junto al río Estrarrón (son 6,8 km al 5,8% de media) aunque no tiene salida y prácticamente tampoco tiene circulación. Es una subida tendida aunque tiene algún tramo del 9%.Donde termina la carretera hay una barrera, donde se inicia una senda no ciclable para ascender al pico del Aspe. en mi opinión es una subida que merece la pena.
Por otra parte, la carretera 240 entre Jaca y Puente la Reina, es posible que antes de dos años según dicen quede liberada de tráfico al abrirse por fin el tramo de autovía entre dichas poblaciones, con lo que la ruta circular comentada por vosotros bajando a Jasa (Aunque este tramo hacia Jasa, es una carretera recién parcheada este verano y tiene bastante grijo suelto) será una buena alternativa.

Reply
José Benito

Alguien sale el sábado un rato por la mañana zona Jaca o Biescas.Para hacer unos 80 kilómetros más o menos.
Teléfono 649786650.
Fecha 15/06/19 Nivel normal voy hacer treparriscos.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud